Menú Buscar
La tumba de Tutankamón /EFE

La tumba de Tutankamón no tiene cámaras secretas

Un grupo de investigadores concluye que no hay estancias ocultas tras las paredes del sepulcro y fuentes oficiales del Gobierno egipcio lo confirman

3 min

La tumba de Tutankamón y las posibles cámaras secretas ocultas tras sus paredes eran uno de los grandes misterios del Antiguo Egipto. Esta leyenda ha motivado a muchos arqueólogos a investigar este lugar y había generado una gran expectación. Ahora, un equipo de investigadores italianos ha descubierto que no había estancias secretar en la tumba del faraón y fuentes oficiales de Egipto lo han confirmado.  

Para determinar si había alguna discontinuidad en las paredes de la tumba, el equipo de la Universidad Politécnica de Turín, dirigido por Francesco Porcelli, ha empleado un radar que analiza las rocas. El resultado que ha arrojado es que no hay ninguna estructura más allá de las piedras tras la pared, ni ninguna cámara escondida detrás de los frescos en los muros de la tumba. Las pruebas han sido catalogadas de “concluyentes” por Porcelli. Este era el tercer estudio que se realizaba con radar en la zona para buscar dichas áreas secretas en los últimos años.

Fotografía del Valle de los Reyes, donde se encuentra la tumba de Tutankamón /Creative Commons/Nikola Smolenski

Fotografía del Valle de los Reyes, donde se encuentra la tumba de Tutankamón / CREATIVE COMMONS - NIKOLA SMOLENSKI

No está Nefertiti

Una de las teorías que más expectativas había generado era que la tumba de la reina Nefertiti se encontrase escondida en las paredes de la cámara funeraria. El egiptólogo Nicholas Reeves fue quien formuló esta teoría en 2015 con base en una fisura en la pared norte de la tumba de Tutankamón. No obstante, esta hipótesis ha quedado refutada tras la reciente investigación.

La tumba de Tutankamón está ubicada en el Valle de los Reyes, en el sur de Egipto. Este lugar es donde se enterraban a los faraones en Tebas, la antigua capital, ciudad conocida ahora como Luxor. El sepulcro fue hallado en el año 1922 y fue la primera tumba descubierta intacta sin que hubiera sido víctima de un saqueo de siglos anteriores como sí ocurrió con otros enterramientos en Egipto.