Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El jurado popular de la Audiencia de Barcelona absuelve al acusado de dejar morir a su mujer en 2018 / TSJC

Absuelto el hombre acusado de dejar morir a su pareja en Manresa en 2018

La Audiencia de Barcelona declara al hombre no culpable con siete votos a favor y dos en contra, por lo que se le deberá dictar una sentencia absolutoria

3 min

El jurado popular de la Audiencia de Barcelona ha absuelto al hombre acusado de dejar morir a su mujer enferma en Manresa en 2018. Este jueves lo ha declarado no culpable, por lo que se le deberá dictar una sentencia absolutoria.

Durante la lectura del fallo, el jurado ha concluido que él no es el responsable de "haberle causado la muerte por omisión del deber de cuidado o no haciendo nada para evitar el desenlace fatal". El veredicto ha salido adelante con dos votos en contra y siete a favor. 

"No quería ir al hospital"

Según declaró el acusado, fue ella quien no dejó que entrara nadie en casa para asistirla. De hecho, el hombre aseguró que la víctima no quería ir al hospital porque cuidaba de sí misma, al ser médico: “Yo quería que fuera, pero ella no quería ir de ninguna manera y se enfadaba si le decía de ir”, expresó. 

En diciembre de 2018, después de tres meses encamada y sin dejarse ayudar, el acusado llamó a emergencias porque notó que la mujer estaba "muy mal". En el hospital la mujer acabó falleciendo a causa de un shock séptico causado por múltiples úlceras y llagas infectadas por todo el cuerpo.

Fiscalía pedía 13 años de cárcel

La médico que la atendió también declaró que ella no quería ser asistida. “Nunca había visto a ningún paciente en ese estado. Se negaba a que la tratáramos”, expresó. Esas declaraciones las corroboró también un pastor evangelista, que recordó que, años atrás, la mujer se negó a que la visitara cuando se encontraba mal.

Finalmente, cuando accedió al domicilio, se encontró con una escena dantesca. “Tardamos dos días en limpiarla. Todo estaba sucio. Era muy desagradable incluso para mirarla”. 

En un principio, la fiscalía pedía 13 años de prisión por un presunto delito de homicidio, aunque alternativamente reclamaba cinco años por presunto homicidio por imprudencia grave y una multa de 1.800 euros por omisión del deber de socorro. Sin embargo, en las conclusiones finales y tras escuchar a los testigos, retiró las penas alternativas y dejó solamente la pena por presunto homicidio.