Menú Buscar
Dos personas buscan en un mapa / PIXABAY

Trucos para no repetir la frase “me he perdido”

La neuropsicóloga Catherine Loveday nos ofrece una serie de herramientas para conseguir mejorar nuestra orientación

3 min

Catherine Loveday, neuropsicóloga interesada en la memoria, la música, el neurodesarrollo y la neuroendocrinología, ofrece una serie de sencillos trucos para conseguir que ante viajes o lugares desconocidos logremos mejorar nuestra orientación y no dar “vueltas” enormes para conseguir llegar a nuestro destino.

Entre los trucos se encuentra la previa planificación de nuestra ruta o conseguir concentrarnos. Algunas de las tareas requieren de más paciencia pero la experta en el neurodesarrollo remarca que pueden conseguir convertirnos en un auténtico gps.

Visualizar la ruta

Cateherine apunta que visualizar lo que tienes alrededor de tu ruta ayuda a conseguir llegar a nuestro destino. La captura de fotografías o buscar en Streetview de Google es uno de los trucos para conseguir fijar puntos de referencia. La científica apunta cómo nuestra memoria recordará las imágenes cuando hagamos la ruta real. Además, detectar algo familiar o distintivo para tenerlo siempre a la vista ayuda a verificar dónde nos encontramos.

Una mujer haciendo una fotografía durante un viaje / PIXABAY

Una mujer haciendo una fotografía durante un viaje / PIXABAY

Loveday aconseja fijarse en un edificio alto y así poder construir un mapa mental de dónde nos encontramos y el área que tenemos que recorrer. Las fotografías pueden convertirse, según apunta, en nuestro mejor aliado. La científica aconseja tomar fotografías clave en los sitios que hemos visitado para poder repasarlas después. Además señala cómo varios estudios demuestran que las fotografías son más útiles a la hora de orientarse que el vídeo.

Mente relajada

La preocupación por conseguir llegar a nuestro objetivo aumenta la carga cognitiva del cerebro y acabará por reducir nuestra capacidad para ubicarnos en el espacio.

Otro de los consejos de esta lista apuesta por la relajación y la concentración ante la planificación del viaje. Los trucos apuntan que hablar por teléfono, enviar mensajes de texto o pensar en otra cosa hace que aumente nuestra ansiedad y afecte a nuestro sentido de la orientación.

Crear recuerdos

Las personas observadoras suelen tener más fácil la tarea de orientarse. La gente suele fijarse sólo en lo que tiene justo delante pero los consejos indican cómo mirar atrás ayudará en nuestro camino de vuelta. Para volver a hacer el mismo camino Catherine aconseja crear recuerdos unidos al trayecto como recordar una canción o una conversación que escuchabas mientras haces el trayecto.

La improvisación a la hora de orientarse puede entorpecer nuestro objetivo. La lista subraya que intentar volver por el camino que han seguido mentalmente al acabar el trayecto reforzará las vías neuronales del cerebro y fortaleciendo los recuerdos.