Menú Buscar
Dos recipientes llenos de miel / PIXABAY

¿Se puede distinguir la miel auténtica de la adulterada gracias al agua?

El consumo de miel ha aumentado un 30% el último año, y se dan casos de fraude por la mezcla con otros productos

2 min

Mezclar la miel con agua no sirve para distinguir su autenticidad. El truco de vertir agua fría sobre una cucharada de este producto, y agitar la combinación en un recipiente para comprobar si la miel deja sobre sí un rastro de celdillas similares a las de los panales de abejas, no resulta determinante para saber si está adulterada o no. En ambos casos, este fenómeno puede producirse de la misma forma.

Así lo ha demostrado un equipo de expertos en una prueba de laboratorio grabada por Espejo Público: tanto en la miel auténtica como en la adulterada, aparecían las formas geométricas.

El fraude de los siropes

Según el programa Equipo de investigación de La Sexta, el consumo de miel ha aumentado casi un 30% en el último año. Y un 80% llega importada, la mayor parte, de China, cuyo precio suele ser más barato.

Sin embargo, la miel no siempre es de máxima calidad, ya que en algunos casos se adultera mezclándola con otros productos como el sirope o jarabe de arroz o incluso de manzana o maíz. Según asegura el experto en miel Jorge Cáceres en dicho programa, se trata de un claro caso de fraude, porque mientras un kilo de sirope puede costar céntimos, el de miel artesanal sale por unos diez euros.

China, mayor productor mundial

Según el especialista, el 20% de la miel en el mercado está adulterada. Y en la mayoría de estos casos, procede de China, el mayor productor mundial. El equipo de científicos ha analizado 200 mieles de todo el mundo.

Aunque evitar el fraude no es sencillo, los expertos recomiendan leer la etiqueta para tener datos sobre su composición y su origen. La miel es el tercer alimento más adulterado, después del aceite y la leche.