Menú Buscar
Una foto de la operación de los Mossos d'Esquadra y la Policía Nacional contra la banda organizada detenidos

Trece detenidos por estafar 700.000 euros con tarjetas clonadas

La investigación, llevada a cabo por Mossos d'Esquadra y Policía Nacional, se inició en junio de 2017 descubrió una banda criminal perfectamente organizada

3 min

Los Mossos d'Esquadra y la Policía Nacional han detenido a 13 personas acusadas de haber estafado más de 700.000 euros. Los estafadores formaban parte de una banda organizada que clonaba tarjetas de crédito.

Según han informado ambos cuerpos en un comunicado, las detenciones se han llevado a cabo en una operación policial conjunta. Los arrestados, de entre 17 y 43 años y distinas nacionalidades --española, marroquí, venezolana, búlgara y dominicana-- están acusados de delitos de estafa continuada y de pertenencia a organización criminal.

Denuncias de distintos clientes

La investigación se inició en junio de 2017, cuando las víctimas de estas bandas denunciaron a los dos cuerpos de seguridad. Sus estafas se repartían por Cataluña y otros puntos de España. Todos los afectados alegaban que las estafas se habían producido por el uso fraudulento de sus respectivas tarjetas de crédito

Fue entonces cuando Mossos y Policía Nacional iniciaron una investigación que logró identificar al responsable del grupo criminal, perfectamente entramado

Empresa ficticia

El líder de la banda había dado de alto una empresa ficticia, supuestamente dedicada a reparaciones informáticas, y había solicitado a una entidad bancaria una terminal de punto de venta (TPV), con el único objetivo de facturar los supuestos servicios que prestaba.

El resto de miembros de la banda se encargaba de sustraer y conseguir los números de las tarjetas y PIN para realizar estas compras fraudulentas. La banda estaba organizado en tres grupos, el primero integrada por jóvenes menores de edad y un mayor, que poseían conocimientos avanzados de informática. El segundo, compuesto por dominicanos, estaba en connivencia con la empleada de una tienda, de origen búlgaro, y llevaba a cabo el uso fraudulento de las tarjetas en pequeños comercios y en grandes centros comerciales de Barcelona ciudad.

La tercera y última célula de la banda hacía uso de las tarjetas clonadas en comercios de otras poblaciones. La investigación todavía continúa abierta y no se descartan más detenciones.