Menú Buscar
Imagen de archivo del centro histórico de Córdoba / CG

Obligan a casar por tercera vez a su hija de 16 años

La Policía Nacional detiene en Córdoba a una pareja acusada de forzar a su hija a contraer matrimonio para cobrar la dote

3 min

La Policía Nacional ha informado este sábado que ha detenido en Córdoba a una pareja que presuntamente quería obligar a su hija de 16 años a casarse por tercera vez. La menor había sido forzada a contraer matrimonio desde que cumplió los 12 años, según apunta la investigación iniciada.

El primer matrimonio se celebró en Rumanía, su país de origen. Cuando tenía 12 años, la niña fue obligada a casarse por el rito gitano con un hombre de 21 al que no conoció hasta el día del enlace. El enlace duró solo unos meses. La niña fue repudiada y tuvo que regresar al domicilio familiar.

Traslado hasta Córdoba

Su madre y padrastro empezaron a buscarle otro marido en ese momento. Pasaron años hasta que pudieron concertar otro enlace que se celebró por el mismo rito. Cuatro meses después de su celebración y a pesar de estar embarazada, fue de nuevo repudiada.

Tras dar a luz, sus padres viajaron con ella y su pequeño hasta España y se instalaron en Córdoba. Trabajaban en un tercer enlace. Especialmente por la dote que les propiciaría el matrimonio, un ingreso para la familia.

Ánimo desde las redes sociales

La Policía Nacional tuvo conocimiento de los hechos a través de la propia víctima. Acudió a las autoridades gracias a las redes sociales. Contó su historia a otros jóvenes de su misma nacionalidad. Tras conocer su situación, la animaron a huir y a poner los hechos en conocimiento de la Policía.

El matrimonio ha sido evitado y la menor y su bebé están bajo la protección de los servicios sociales de Andalucía.

Lucha contra la trata de personas

Los agentes han divulgado su relato para que sea un ejemplo para otras víctimas de trata. Recuerdan que pueden denunciar su situación a través del teléfono 900 105 090 y del correo trata@policia.es.

Tanto la madre como al padrastro se les imputan presuntos delitos de trata de seres humanos para la celebración de matrimonio forzado, en este caso de una menor, y malos tratos en el ámbito familiar.