Menú Buscar
Bernardo Coslado, exadministrador de Ambulàncies Baix Ebre, junto a varias unidades de transporte sanitario / CG

El transportista del 'caso Innova' liquida la sociedad por la que le pillaron

Bernardo Coslado, imputado por pagar 'mordidas' a la trama que saqueaba la sanidad, disuelve Ambulancies Baix Ebre

3 min

El transportista del caso Innova liquida su empresa. Bernardo Coslado, el exadministrador de Ambulàncies Baix Ebre, ha disuelto la firma acuciado por sus problemas legales y la falta de actividad. El directivo está imputado en una pieza del macrosumario que investiga el saqueo de la sanidad catalana en Tarragona. Ahora, el también expresidente de la patronal de transporte sanitario pone fin a la mercantil que le hundió.

Según consignó el Diario Oficial de la Generalitat de Cataluña (DOGC) el viernes, la esposa de Coslado, Teresa Crespo, firmó la disolución de Ambulàncies Baix Ebre el pasado 20 de diciembre. La decisión concitó el apoyo de la asamblea general de socios al completo.

Preguntado por la cuestión, el ejecutivo ha rehusado responder a los requerimientos informativos de este medio. Quienes sí lo han hecho han sido fuentes cercanas a la empresa, que han subrayado el "momento difícil" que vive Coslado.

"Sin actividad"

Fuentes conocedoras de la situación de Ambulàncies Baix Ebre han descrito a la empresa como semimoribunda. "Desde que perdió la adjudicación del transporte sanitario en 2015 casi no tenía actividad. Hacía algún servicio privado y alguna mutua. Insuficiente para sobrevivir como empresa", han indicado.

Otras fuentes consultadas recalcan que Coslado se encuentra en una situación compleja. "Tiene muchos frentes abiertos. Empresariales y judiciales", indican.

Esperando juicio

La mayor de esas batallas es, seguramente, la derivada del caso Innova. Coslado fue detenido en enero de 2014 e imputado por presuntos delitos de blanqueo, prevaricación y malversación.

Además, se enfrenta a la acusación de haber pagado dinero al exdirector del Instituto Catalán de Sanidad, Josep Prat, para favorecer los intereses de la empresa disuelta el 20 de diciembre de este año.

Las dos causas permanecen abiertas a la espera de juicio en el marco del macroprocedimiento instruido por el juzgado número 3 de Reus (Tarragona).

Irregularidades en Valencia

Otro de los frentes abiertos de Coslado es la adjudicación del transporte sanitario en la Comunidad Valenciana. Su otra empresa de Castellón, Ambulancias CSA, cazó el megacontrato de 694 millones en 2013 en el seno de la UTE Ambulevante.

En 2015, no obstante, la Comisión Europea determinó que la licitación fue "poco transparente" y "discriminatoria" con el resto de los aspirantes.

La Generalitat Valenciana puso la adjudicación bajo vigilancia el pasado junio. Además, el ejecutivo de Ximo Puig (PSOE) ya ha anunciado que no prorrogará la adjudicación más allá de 2017, pese a que inicialmente debía estar vigente hasta 2023.