Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La Policía Nacional, efectuando una detención en una imagen de archivo / EUROPA PRESS

Cae una trama dirigida por un trabajador de Hacienda que tramitaba contratos falsos a extranjeros

La Policía Nacional ha detenido a 33 personas e investiga a otras 14 por gestiones fraudulentas en una gestoría de L'Hospitalet

3 min

La Policía Nacional ha desmantelado una trama liderada por un empleado de la Agencia Tributaria dedicada a la regularización de ciudadanos extranjeros mediante contratos laborales falsos en el sector doméstico que eran aportados en las solicitudes de permisos de residencia. Por el contrato de estos empleos, que no llegaban a materializarse, el grupo asentado en L'Hospitalet de Llobregat cobraba distintas cantidades de dinero.

Por estos hechos la policía ha detenido a 33 personas, entre las que se encuentran el presunto responsable de la red y varios familiares de este. El principal investigado es un empleado de la Agencia Estatal de la Administración Tributaria (AEAT), que ya ha sido informada tanto de la detención como de la actividad que esta persona estaba realizando. Desde la AEAT se han iniciado los procedimientos para depurar posibles responsabilidades administrativas en el caso de demostrar su presunta participación en estos hechos.

Una gestoría falsa

La investigación se inició en abril del año pasado a raíz de unas pesquisas realizadas por los agentes sobre un grupo criminal que centraba su actividad en torno a una gestoría de L’Hospitalet de Llobregat. El principal responsable, haciéndose pasar por propietario de una gestoría y utilizando a su círculo familiar más cercano --todos ellos ahora detenidos-- creó un entramado para facilitar falsos contratos de trabajo a extranjeros para regularizar su situación en el país.

La actividad laboral consistía en que los miembros de la familia investigada se hacían pasar por empleadores que buscaban personas para trabajar en el servicio doméstico. Estos facilitaban contratos de trabajo a jornada completa por la duración de un año, que nunca se llevaban a término. Los documentos que expedían, a cambio de dinero, se aportaban a los expedientes de solicitud de residencia por circunstancias excepcionales en la Subdelegación del Gobierno de Barcelona.

Objetivo: tarjetas de residencia

Una vez los supuestos empleados obtenían las tarjetas de residencia, eran dados de baja en el sistema de cotizaciones de la Seguridad Social y la trama volvía a repetir el proceso con otros extranjeros. En total, la policía detectó a 10 empleadores y procedió a la detención de 33 personas, 31 en Sant Adrià de Besòs (Barcelona) y las dos restantes en Vitoria y Valencia.

Todos los detenidos están acusados de un delito de pertenencia a grupo criminal, favorecimiento de la inmigración ilegal y falsedad documental, además de otras 14 personas que están siendo investigadas por su presunta implicación en los hechos.