Menú Buscar
Exterior del Centro Penitenciario de Jóvenes de Barcelona / CG

Los trabajadores de la cárcel de jóvenes de Barcelona denuncian un aumento de agresiones

El sindicato CSIF alerta de la falta de personal en el centro penitenciario sumado a un envejecimiento de los funcionarios

3 min

Los funcionarios de prisiones del Centro Penitenciario de Jóvenes de Barcelona se muestran “preocupados” por el aumento progresivo de las agresiones en la cárcel catalana. Sólo hasta el 30 de noviembre de 2019, 32 funcionarios fueron agredidos o víctimas de una tentativa de agresión, unas cifras en aumento desde 2016. “La situación desde hace tiempo es preocupante”, advierte el responsable de prisiones del sindicato CSIF, Alberto Gómez.

Los trabajadores insisten en que la culpa no es de los menores, sino de la falta de personal y un deterioro de la gestión por parte de la Generalitat. Gómez recuerda que uno de cada tres trabajadores, cerca de un 37%, del centro de jóvenes es mayor de 55 años y a corto plazo “no hay proyecto de convocar oposiciones hasta finales de año, ni de reasignación de trabajadores. No vemos gestos”, sentencia.

Menos personal

La combinación de una plantilla escasa con las agresiones provoca serios problemas. El sindicato recuerda que los 32 trabajadores agredidos en 2019 estuvieron 100 días de baja, sin ser substituidos, y que el 31 de enero de 2020 se fueron otros cinco interinos, el mismo mes en que en sólo 15 días tuvieron altercados graves.

Gómez relata que el mes pasado los trabajadores vivieron un código 4, lo que corresponde a una pelea multitudinaria, de 10 personas o más. “Una situación que se considera de riesgo pero que gracias a la profesionalidad de los funcionarios no fue a más”.

Cifras

El sindicato insiste en que es un problema del sistema penitenciario catalán. Ha habido cambios en la política carcelaria que ayudan a mejorar ciertas cifras. “Todos queremos buenos datos de reinserción, terceros grados”, admite Gómez pero mientras “pierde protagonismo la dotación de personal”. “Nos da miedo atajar el problema”, reconoce, para poder ofrecer buenos datos.

Las denuncias de falta de personal contrastan con los datos que ofrece el Govern, pero “no se corresponden con la realidad”, asegura. Este martes 4 de febrero, el sindicato ha convocado una manifestación frente a las puertas del Centro Penitenciario de Jóvenes de Barcelona, para denunciar la situación. “No queremos ser alarmistas, pero denunciamos la preocupación que hay entre los trabajadores”, insisten.

Destacadas en Vida