Menú Buscar

Devuelven al mar tortugas halladas en una playa de Barcelona

El centro de animales marinos Cram y Aena consiguen reubicar en su hábitat a individuos que habían sido encontrados en situación vulnerable

3 min

Un grupo de voluntarios de Aena y profesionales de la Fundación para la Conservación y Recuperación de Animales Marinos (Cram) han devuelto al mar tortugas marinas que habían sido halladas en una playa de El Prat de Llobregat (Barcelona).

La acción solidaria, llevada a cabo hoy sábado, se enmarca en los esfuerzos de los expertos y ambientalistas para preservar una especie de reptil vulnerable y amenazado. Según ha destacado el Cram, la presencia de la tortuga boba o Caretta Caretta ha aumentado en los últimos años. Ello es un hecho relevante a nivel científico, ya que este animal no acostumbra a anidar en el Mediterráneo occidental.

Cambio climático

La presencia de las tortugas bobas en esta zona es pues un fenómeno relativamente nuevo. Según un estudio reciente, los individuos dispersantes buscan nuevas zonas para reproducirse, aunque se trate de entornos en los que antes no anidaban. Este hecho se explica por su adaptación a un escenario del aumento de la temperatura del planeta a nivel global.

Según los expertos, el cambio climático estaría provocando la formación de colonias en latitudes más altas. Cataluña se enmarcaría en estas zonas donde el reptil busca reproducirse para adaptarse al nuevo escenario, ya que se trata de la zona de España donde se han avistado más ejemplares de este animal. Subrayan los expertos que, al tratarse de una especie protegida y muy vulnerable, su acogida debe producirse desde el punto de vista científico, administrativo y también de la concienciación ciudadana.

Colaboración

En este tablero es donde entran en escena el Cram y los trabajadores del aeropuerto de Barcelona-El Prat. Los dos equipos han devuelto hoy al mar varias tortugas recuperadas en una playa del municipio donde se encuentra el segundo mayor aeropuerto español. La acción se enmarca en el convenio de colaboración que firmaron Aena y la fundación ambientalista en noviembre de 2018.

Con arreglo a este pacto, el gestor aeroportuario apoya a la fundación para conservar y preservar la fauna marina, con especial atención a la tortuga boba. En el mismo sentido, la entente entre ambas partes prevé acciones de educación y sensibilización a la ciudadanía en general, así como de voluntariado medioambiental.