Menú Buscar
Diego Torres, en el juicio por el caso Nóos / EFE

Torres asegura que el abogado del rey Juan Carlos y Hacienda supervisaban el Instituto Nóos

El exsocio de Iñaki Urdangarin niega el origen ilegal del dinero transferido a una cuenta en Luxemburgo

2 min

Diego Torres, exsocio de Iñaki Urdangarin, ha asegurado hoy en el juicio que se celebra en Palma de Mallorca que el abogado del rey Juan Carlos y y Hacienda supervisaban las operaciones del Instituto Nóos.

Torres y el marido de la infanta Cristina, que también se sienta en el banquillo, están acusados de idear una trama corrupta, consistente en “una maraña de facturación ficticia” a través de la cual se apropiaron de fondos públicos. Por estos hechos, Torres afronta una petición de condena de 16 años, mientras que Manos Limpias eleva la petición a 22 años por prevaricación, fraude, tráfico de influencias, malversación, contra Hacienda, falsedad, estafa, falsificación y blanqueo de capitales.

"Los papeles que me pusieron"

Torres ha negado el origen fraudulento de los más de 900.000 euros que transfirió al Credit Suisse de Luxemburgo y que presuntamente procedían de las actividades ilegales de esa trama. "La única persona que a lo largo de mi vida se ha encargado de las cuestiones financieras y ha elegido bancos ha sido Marco Antonio Tejeiro (su cuñado y excontable del instituto). Yo firmé los papeles que me pusieron delante", ha señalado.

Asimismo, Torres asegura que el abogado del rey Juan Carlos, José Manuel Romero, y Hacienda supervisaban periódicamente las actividades de la entidad y les daban su aprobación, y que Tejeiro mantenía encuentros periódicos con Romero, "abogado del jefe del Estado, y le rendía cuentas" sobre lo que hacía la asociación sin ánimo de lucro que dirigía junto a Urdangarin. Además, cada año al llegar el mes de junio, el señor Tejeiro se reunía con un alto funcionario de Hacienda para que le revisara las declaraciones de impuestos y se lo aprobaba", ha dicho.