Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Toni Bailo, trasplantado de pulmón, miembro de la Associació Aire

Toni, trasplantado de pulmón: "No he salido de casa desde el 12 de marzo"

El vicepresidente de la Associació Aire pasó hace 11 años por una intervención que le salvó la vida aunque la pandemia le ha recluido para evitar riesgos

7 min

Toni Bailo tiene 65 años. Hace 11 recibió un trasplante de pulmón que le salvó la vida, pero la pandemia le ha obligado a recluirse para no correr riesgos. Los que pasan por esta intervención deben tomar inmunosupresores de por vida. Fármacos que evitan el rechazo del nuevo órgano pero que también aumentan la vulnerabilidad del paciente a sufrir infecciones. Por este motivo, durante la emergencia sanitaria, el también vicepresidente de la Associació Catalana de Pacients amb Malaltia Respiratòria Avançada i Trasplantament Pulmonar (AIRE), explica: “No he salido de casa desde el 12 de marzo”.

Los trasplantes han sufrido una reducción de hasta el 85% durante la crisis del Covid-19. Y, aunque con la disminución de ingresos de infectados en las UCI durante los últimos días han comenzado a programarse estas intervenciones, Bailo advierte que la tranquilidad para este colectivo de riesgo solo llegará cuando exista una vacuna frente al virus. A la incertidumbre de los que están en lista de espera se suma el miedo de los que ya tienen un nuevo órgano. “Llevo 68 días sin salir, excepto una hora y media, que fue lo que tardé en coger el coche para hacerme la analítica de rigor en el Vall d’Hebron la semana pasada”, detalla.

Operación de trasplante de pulmón
Operación de trasplante de pulmón

Encierro por precaución 

Una decisión, la del encierro por precaución, que obedece a las recomendaciones médicas, pero también a su “veteranía” que le hace tener un “grado mayor de responsabilidad”. Y es que Bailo señala que en la calle no va a encontrar nada bueno. Él reside en el barrio barcelonés de Marina, a escasos metros de la playa de la Barceloneta, donde estos días se han producido aglomeraciones durante las franjas en que se permite salir a pasear y realizar ejercicio. “El paseo marítimo está abarrotado y prefiero quedarme en mi terraza. El miedo que tenemos significa máxima precaución”, apunta. 

A través de Youtube realiza gimnasia tres veces por semana desde su domicilio, y es que los pacientes trasplantados ya deben tomar precauciones de manera habitual para evitar contagios. “En invierno, por ejemplo, con la gripe, aunque durante el resto del año vives con normalidad. Una vez realizada la operación, sí debemos tener cuidado con las aglomeraciones, el transporte público, o ir al cine, pero después de unos años, como yo, que ya llevo 11, no piensas todos los días en ello”, detalla. 

Revisiones médicas suspendidas 

En cuanto a las revisiones médicas, se espacian en el tiempo conforme el paciente ha superado la intervención. “Nos hacen analíticas para comprobar el nivel de los inmunosupresores y si no se detecta ningún problema se sigue con la medicación pautada”. La próxima revisión de Toni será en julio, cuando también espera que le realizan una espirometría. “Lo importante ahora para nosotros es evitar el contacto con la gente”, señala. Y es que las dudas y la inseguridad no hacen más que aumentar. “Tampoco ha quedado claro si las mascarillas son necesarias o no y cuáles protegen. Sabemos que las quirúrgicas son de usar y tirar tras salir a hacer la compra y que las FFP2 protegen algo más, pero también hay que sustituirlas”. 

La mujer de Bailo ha tenido que rechazar donar sangre para evitar ponerle en riesgo. “Nos sabe mal, pero es lo que toca ahora”, cuenta él. Durante la pandemia se han cancelado todas las consultas de pacientes trasplantados para minimizar la exposición al contagio; también las analíticas. 

Gente en la Barceloneta en plena pandemia de coronavirus / EFE
Gente en la Barceloneta en plena pandemia de coronavirus / EFE

Angustia de familiares y pacientes 

En el caso de enfermos que se encuentran en lista de espera y sus familiares, la espera conlleva angustia. “Aunque dentro de lo malo estén estables y sin complicaciones, es como una montaña rusa; depende del día, pero afortunadamente en nuestra asociación no hemos registrado urgencias durante la crisis sanitaria”, aclara Bailo. De hecho, una trasplantada bipolmunar de 75 años acaba de superar el coronavirus. 

Una noticia para celebrar que les hace aumentar la precaución. “Lo hablamos entre nosotros: ‘No tengas prisa por salir’ nos decimos”. Y es que tras 68 días de encierro, Toni prevé que esta situación vaya todavía para largo, pese a que Barcelona pase a la fase 1 de desescalada. “Si te trasplantan es para vivir, salir a pasear y tomar el aire, no para quedarte en casa. Seguiremos con miedo, pendientes de si en otoño llega un repunte de contagios, pensando en cómo será el invierno, y en quién podrá más: si la gripe o el virus. Pero no deberíamos pensar en eso, sino en que a día de hoy tenemos suerte de encontrarnos bien y no podemos pedir más”, señala. Eso sí, advierte: “con ojo porque siempre pensamos que el Covid-19 está ahí”, concluye.