Menú Buscar
Una carabela portuguesa en una playa

Todo lo que hay que saber de la carabela portuguesa

¿Llega para quedarse? ¿Su picadura es letal? ¿Es una medusa? Aquí van algunas respuestas para disfrutar de la playa en verano

2 min

Es la Physalia physalis, la carabela portuguesa, el terror de los bañistas. Su proliferación en las playas españolas ha llevado a cerrar incluso algunas de ellas. Pero, ¿hay motivo para estar preocupados?

Lo primero que hay que desmentir es que se trate de una especie de medusa. Lo parece, por su aspecto similar. Se trata de una colonia de organismos que se dedican a distintas funciones. La parte flotante es como una bolsa transparente rellena de gas, que le sirve de vela para moverse con el viento.

Muy venenosa

Y es muy venenosa, mas no es letal, aunque se han dado casos de muerte por su picadura —caso de personas alérgicas a ella o con problemas de corazón—. De hecho, los tentáculos que se agrupan bajo la bolsa son de tres tipos: los encargados de la digestión, los encargados de la reproducción, y los encargados de la captura de presas. Solo estos últimos, los dactilozoides, son los urticantes. Su picadura duele mucho.

Tampoco es cierto que su aparición en el Mediterráneo sea nueva. Llegaron muchas más que ahora en 2010, procedentes del Atlántico, su hábitat. Pero es más común su presencia en los meses de enero, febrero y marzo. Más fríos.

Morirán en verano

Sin embargo, nada confirma que su viaje actual tenga que ver con el cambio climático. Pero sí con las condiciones meteorológicas concretas del Atlántico, a lo que hay que sumar la climatología más fresca de esta primavera. Todo ello prolonga su estancia en el Mediterráneo.

Y un último desmentido. Es muy poco probable que sobrevivan al verano. Nunca lo han hecho. Además, son muy fáciles de detectar (y limpiar del agua). Por lo tanto, no habrá problema para disfrutar del mar en los meses de estío.