Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Cama de una clínica de cirugía estética

Todas las claves sobre el aumento de pecho

En nuestro país se realizan alrededor de 18.000 mamoplastias de aumento al año, una de las operaciones más demandadas

6 min

Un gran número de mujeres ha considerado alguna vez en su vida recurrir a la cirugía para cambiar la apariencia de sus senos. Pese a que mucha gente asocia la mamoplastia únicamente al aumento de mamas, esta intervención también puede tener el objetivo de reducirlas, levantarlas o simplemente  dar la forma deseada a esta zona del cuerpo. 

Actualmente conseguir más volumen suele ser la principal motivación de quienes se someten a esta operación; algo que no sorprende teniendo en cuenta que en muchas sociedades los pechos grandes son sinónimo de belleza y feminidad. 

¿Es un procedimiento seguro?

El implante de prótesis mamaria es una intervención que lleva décadas realizándose. Se considera, además, una de las cirugías estéticas más comunes, sencillas y seguras. El Dr. Jorge Aso, quien actualmente compatibiliza su actividad privada en esta clínica con el puesto de Facultativo Especialista en Cirugía Plástica en el prestigioso Hospital Universitario Doce de Octubre, lo tiene claro en este aspecto. Sin embargo, también advierte de la necesidad de ser cuidadosa a la hora de escoger, e insiste en que se debe desconfiar siempre de aquellos cirujanos que nieguen a la paciente la posibilidad de ser parte activa en el proceso de selección de las prótesis. 

Un profesional con ética y debidamente capacitado, recomendará siempre un rango de volúmenes a cada paciente que resulte seguro y se vea natural en su caso. De esta forma se evitarán posteriormente malos resultados que comprometan la salud de la persona que se haya sometido a la intervención. Por supuesto, ninguna operación está exenta de riesgos, pero afortunadamente, las mamoplastias de aumento suelen presentar pocas complicaciones. Eso sí, se debe acudir a una buena clínica, cuyos profesionales cuenten con las credenciales y experiencia necesarias para realizar este tipo de operación. 

¿Cómo escoger a un buen cirujano?

Una de las primeras cosas que debe hacer cualquier persona interesada en hacerse una cirugía plástica, es consultar en la página web de la SECPRE que el médico escogido sea realmente especialista en Cirugía Plástica. Su página web cuenta con un listado de todos sus miembros por provincia. Permite conocer datos de interés como su número de contacto y si dispone o no de la titulación adecuada para realizar la intervención. 

Otras credenciales, como los años en activo o la colaboración con instituciones de prestigio, tanto públicas como privadas, también son buenas pistas a la hora de valorar la profesionalidad del cirujano plástico. El lugar donde se realice la intervención también es un punto importante a tener en cuenta. Jamás debe tratarse de un domicilio particular o cualquier otro sitio que no sea una clínica u hospital que cumpla con todas las regulaciones y tenga los medios adecuados para realizar una intervención de esta magnitud. Finalmente, el paciente debe firmar siempre un documento legal de consentimiento, previo a la operación. Este documento tiene que indicar claramente cuales son los riesgos de la intervención, para poder asegurar que dicha persona ha sido debidamente informada de los mismos.

La operación

La mamoplastia de aumento tiene una duración aproximada de una hora u hora y media. Requiere de anestesia general e ingreso durante la primera noche en el hospital.

Como hemos dicho, es una operación relativamente sencilla que no suele presentar complicaciones. Sin embargo, es conveniente conocer algunos detalles del postoperatorio, ya que será entonces cuando se presenten las mayores molestias para la paciente.

El postoperatorio

La sensación de dolor varía mucho de persona a persona, pero generalmente la mayoría de pacientes dejan de experimentarla cinco días después de la intervención. La medicación, debidamente prescrita por el médico, reduce considerablemente estas molestias iniciales.

No será conveniente realizar algunas actividades durante los primeros días. Por ello es recomendable consultar antes con el médico cuál es el periodo durante el cual debemos evitar realizar cada una de ellas. Por ejemplo, a partir del quinto al séptimo día es posible conducir; sin embargo, dormir boca abajo está contraindicado durante los primeros meses después de la operación y se aconseja hacerlo completamente boca arriba durante el primer mes. También será necesario llevar un sujetador especial los primeros 30 días y, en ocasiones, también es recomendable llevar una banda torácica superior.

Más allá de la estética

Someterse a una operación de cirugía plástica, para muchas personas, va más allá de un simple gusto o preferencia. En ocasiones, la autoestima, la salud o algunas molestias asociadas a determinada característica, juegan un papel muy importante que solo la persona afectada conoce de primera mano.

Siempre y cuando se acuda a un equipo ético y profesional, es la propia paciente, en plenas facultades mentales, quien debe decidir someterse o no a la intervención, sin presiones externas de ningún tipo.

--

Contenido patrocinado