Menú Buscar
Imagen de Marc Grau, director del metro de Barcelona / YouTube TMB

TMB destituye al director del Metro en plena crisis del amianto

Según la empresa pública el cese se debe a "motivos organizativos", sin dar más detalles al respecto

30.10.2018 13:14 h.
3 min

Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) ha decidido destituir al director de Metro, Marc Grau, por "motivos organizativos", según informa la empresa pública sin dar más detalles ni explicaciones al respecto. El despido se produce en medio de la polémica detección de amianto en el suburbano de Barcelona, y a pocos meses de que se celebren las próximas elecciones municipales.

Los sindicatos CGT, CCOO y UGT han celebrado el cese de Grau, que se hará efectivo el próximo 31 de octubre, y han informado que sus funciones recaerán temporalmente en el consejero delegado y presidente ejecutivo de TMB, Enric Cañas. Un nombramiento que no ha gustado al sindicato mayoritario CGT, que espera que "acabe igual que su antecesor". 

Huelgas de trabajadores

Fuentes de TMB han detallado que la destitución de Grau es una decisión del propio consejero delegado por "motivos organizativos", algo que se comunicó a la plantilla el lunes.

Marc Grau asumió el cargo hace tres años, una etapa en la que ha tenido que lidiar con diversas huelgas de trabajadores hasta pactar un nuevo convenio colectivo en 2017. Durante las negociaciones, el directivo fue duramente criticado por los sindicatos por su actitud poco dialogante y al que acusaban de representar las posiciones más intransigentes de la empresa pública.

Crisis del amianto

De forma más reciente, Grau ha tenido que afrontar la detección de amianto en vagones y estructuras del metro de Barcelona. La semana pasada, el directivo comparecía en rueda de prensa para dar explicaciones sobre el amianto detectado. Desde TMB aseguran que está previsto retirar este peligroso material de la red de Metro en tres o cuatro años como máximo, y que el amianto detectado hasta ahora no supone un riesgo para la salud de las personas. 

Hasta que se retiren los coches afectados, TMB ha optado por marcar los vagones donde se ha detectado este material para que no se realice ninguna actuación de mantenimiento que pueda alterar la pintura y provocar la emisión de fibras.