Menú Buscar
Mossos d'Esquadra en el barrio de La Mina de Sant Adrià de Besòs (Barcelona) / CG

Tiroteo con heridos en La Mina de Sant Adrià

Un incidente entre dos familias del barrio acaba con la descarga de 18 disparos, que alcanzaron a dos personas

4 min

Tiroteo en el barrio de La Mina de Sant Adrià de Besòs (Barcelona). Una riña entre dos familias que viven en esta zona fronteriza se saldó ayer jueves, 11 de junio, con 18 disparos y dos personas heridas. Tras ello y como ha ocurrido anteriormente en el enclave, se hizo el silencio para tratar de obstaculizar la acción de la fuerza pública.

Fuentes policiales no oficiales han explicado que el suceso tuvo lugar la tarde del jueves. Al parecer, una disputa entre dos clanes de La Mina pasó a más que palabras y acabó con algunos de los miembros de las familias usando armas de fuego. En total, se habrían disparado 18 tiros, indican las fuentes consultadas. Dos de ellos habrían herido a vecinos del lugar. A los pocos minutos, los residentes llenaron las redes sociales de quejas sobre "sonidos de disparos" y de una gran presencia policial en la zona residencial a caballo entre Barcelona y Sant Adrià.

Mossos d'Esquadra han confirmado oficialmente un aviso por presuntas detonaciones en un edificio de La Mina a las 18:00 horas. Al llegar las patrullas al lugar, hallaron casquillos de bala, aunque no heridos ni signos de una reyerta. La policía catalana ha abierto una investigación para esclarecer los hechos.

Confinamiento 'caliente'

Sea cual fuere el resultado de esas pesquisas, el incidente de ayer jueves en La Mina pone el colofón a un confinamiento problemático en el barrio. La zona ha sufrido la llegada de narcopisos y sus clientes toxicómanos por la presión policial en el centro de Barcelona. Ello ha generado fuertes quejas vecinales, pues se trata de un fenómeno que ataca directamente los esfuerzos por dignificar el territorio que han hecho varias administraciones los últimos años.

No obstante, una de las iniciativas, un hospital de campaña para dependientes, se saldó con incidentes en el barrio en abril. Los residentes se opusieron a la adecuación del polideportivo local como albergue para personas dependientes durante la reclusión obligada por el estado de alarma. Hubo dos días de protestas y, finalmente, el Departamento catalán de Salud descartó la iniciativa.

SOS de La Mina

Esos días de enfrentamientos no enmascaran corrientes más de fondo en el barrio. Por un lado, la necesidad de atender a las personas toxicómanas, un fenómeno que, al final, es derivado de la acción policial en Barcelona. Es algo que lleva repitiendo el Ayuntamiento de Sant Adrià desde hace tiempo. También la necesidad de combatir los narcopisos expulsados de la Ciudad Condal.

En paralelo, figuran como necesidades, según han repetido los líderes vecinales en los últimos años, el combate contra la exclusión social y por una vivienda digna. En este último terreno, queda pendiente el derribo del precario Edificio Venus y el realojo de los residentes, un proyecto que lleva 20 años parado. Recientemente, los vecinos lanzaron un micromecenazgo [donar aquí] para relanzar el proceso judicial que ayude a completar el proyecto urbanístico.