Menú Buscar
Varias personas caminan por la calle bajo la lluvia / EP

La lluvia se expande por toda la península

Las zonas de Levante, de Cataluña vivirán fuertes rachas de viento, precipitaciones y oleaje intenso después de su paso por el Cantábrico

05.11.2018 13:05 h.
6 min

El mal tiempo ha llegado para quedarse. Prueba de ello es la borrasca que acecha a toda la península y que recorrerá España de oeste a este durante los próximos días. La Agencia Española de Meteorología (Aemet) ha decretado la alerta amarilla en una veintena de comunidades por precipitaciones en forma de lluvia y de nieve, concentrados en la mitad norte peninsular, mientras que gran parte de litoral está en alerta por fuertes vientos. 

Las temperaturas sufrirán un descenso en la mayor parte del país durante los primeros días de noviembre y esta caída vendrá acompañada por lluvias persistentes, sobre todo en la zona noroccidental. Galicia, Castilla y León y la costa cantábrica vivirán fuertes precipitaciones durante la mañana. El frente se irá trasladando hacia el Mediterráneo hasta llegar a Baleares, donde no se descartan lluvias acompañadas de tormenta.

Alertas en Cataluña

A pesar de que en algunas poblaciones catalanas las lluvias y el viento ya han comenzado a hacer acto de presencia, las mayores complicaciones se registrarán a lo largo de la tarde. El Servei Meteorològic de Catalunya (Meteocat) ha decretado alerta amarilla en 19 comarcas de la comunidad autónoma, de las cuales 16 son a causa de las precipitaciones y tres por fuerte oleaje costero.

El mal tiempo crea fuerte oleaje en Mallorca / EFE

Una playa con fuerte oleaje en Mallorca / EFE

Todas ellas se encuentran en las zonas más próximas a la costa y la evolución indica que la borrasca entrará por la zona sur e irá trasladándose hacia la frontera con Francia. De hecho, las alertas marítimas --enlas costas más altas de la provincia de Girona (L'Empordà y Selva)-- están decretadas a partir de las 18.00 horas, según la agencia catalana de meteorología. 

Baja la cota de nieve

Cota de nieve en Cataluña se estima por encima de 2.000 metros durante la mayor parte de la jornada. Sin embargo, es posible que esta descienda a última hora del día en el extremo occidental de los Pirineos. Según las estimaciones de la Aemet, pueden situarse alrededor de los 1.600 metros. Las temperaturas bajarán en la cordillera pirenaica y pueden producirse heladas en algunos puntos del extremo occidental.

La nieve mantiene cerradas algunas carreteras para camiones como es el caso del puerto de Pajares / EFE

El puerto de Pajares nevado / EFE

En el resto de España, las mayores nevadas se localizarán en el noroeste peninsular. De hecho, 13 comunidades han activado esta mañana la alerta moderada por nieve: Cantabria, Asturias, Navarra, Madrid, Huesca, Cuenca, Guadalajara, León, Palencia, Segovia, Zamora, Lugo y Ourense. 

Las islas no se libran

La Aemet indica que incluso los archipiélagos españoles sufrirán el mal tiempo durante estos primeros días de noviembre. Los fenómenos costeros han activado la alerta amarilla en las islas de Formentera e Ibiza y se esperan lluvias con posible actividad eléctrica tanto en Menorca como en Mallorca. Aunque no se espera que sean tan intensas como las vividas durante este otoño. En Baleares las temperaturas tenderán a bajar durante el día.

Por su parte, en Canarias también es posible que se vivan precipitaciones, aunque de forma débil y que tenderán a remitir por la tarde. Las temperaturas máximas vivirán un ligero descenso aunque las mínimas se mantendrán constantes. El viento en el archipiélago será flojo a moderado.

España bajo el paraguas

En cuanto al resto de España, las lluvias llegarán bajo un frente atlántico que dejará precipitaciones generalizadas en todas las comunidades. Este frente se irá trasladando desde el oeste peninsular hasta el este. Los chubascos podrían ser notablemente persistentes en Galicia y Asturias, por la tarde en Pirineos y Baleares. Según Aemet, en Canarias también se esperan precipitaciones aunque menos probables en las islas orientales. 

El descenso generalizado de temperaturas será notable en el interior peninsular donde se llegarán a producir heladas en Pirineos y la cordillera Cantábrica. Además, soplará fuerte o con intervalos de fuerte en Galicia, Cantábrico, los litorales de Alborán, sudeste, Baleares, Cantábrico, Estrecho y franja mediterránea peninsular.