Menú Buscar
Qué es el Test de Cooper

Test de Cooper: qué es y cómo medir los resultados

Explicamos en qué consiste la prueba de resistencia famosa por los alumnos de educación física

8 min

Todos en el colegio lo hemos temido, aunque no supiéramos bien de qué iba el asunto. Llegábamos un día a clase de gimnasia y nos cambiaban las combas y pelotas por 12 minutos corriendo sin parar para comprobar nuestra resistencia. Y el profesor lo llamaba el Test de Cooper. Así es como la gran mayoría de nosotros escuchó ese término por primera vez, entre jadeos de agotamiento y contando segundos para poder parar. ¿Pero qué es exactamente la tabla de la prueba de Cooper? ¿Para qué sirve y por qué es un ejercicio tan internacional?

¿Qué es el Test de Cooper?

El Test de Cooper no era solo esa temida carrera que el profesor de Educación Física convirtió en la pesadilla de la clase. Se trata de una prueba física de resistencia creada por el médico del ejército Kenneth H-Cooper en 1968 para medir la capacidad de los soldados. Ésta consiste en aguantar corriendo con alta intensidad durante 12 minutos en un lugar que permita medir el recorrido.

No es una rutina atlética complicada, cualquiera puede ponerlo a prueba para conocer sus resultados. Sin embargo, se recomienda tener cierto fondo antes de hacerlo para no “pinchar” en el intento. Después se miden los resultados de la prueba de Cooper con una tabla, en función de la edad, para conocer el VO2 máx y nuestra capacidad aeróbica. También sirve para medir nuestra evolución e ir mejorando los entrenamientos en caso de personas deportistas.

que significa formula VO2max

Qué significa la fórmula VO2 Máx

¿Qué es el VO2 Máx?

Esta fórmula hace referencia al volumen máximo de oxígeno que nuestro organismo procesa durante un ejercicio de alta intensidad. Existen pruebas mucho más objetivas y productivas, como las pruebas de esfuerzo de los hospitales. Sin embargo, el Test de Cooper es la más utilizada por ser poco invasiva, fácil de testar y mucho más barata. Además, puede ser utilizada en grupos grandes al mismo tiempo, sirviendo para identificar problemas respiratorios o cardiacos en niños. Para obtener los resultados, la ecuación a realizar es:

VO2 Máx = 22,351 · distancia recorrida en kilómetros – 11,288

Qué no cunda el pánico. Para evitar tener que llevar la chuleta con las fórmulas matemáticas, el Test de Cooper viene acompañado de su propia tabla de equivalencias, que indican de forma estimada los baremos desde una malísima forma física hasta una perfecta y cuidada. Así, esto nos ayuda también a saber en qué escalón estamos y a ir progresando y mejorándolo poco a poco.

¿Cómo se aplica el Test de Cooper?

La carrera del Test de Cooper debe ser medida para obtener unos resultados adecuados. Por ello, es necesario conocer la distancia que se ha recorrido en esos 12 minutos, para poder acudir a la tabla de referencia y saber en qué forma física estamos. Estos resultados varían en función de la edad y del sexo, siendo diferentes en función de los años que tengas y de si eres hombre o mujer.

El primer paso para aplicar el Test de Cooper es lograr mantener tu cuerpo en movimiento durante 12 minutos en una distancia conocida. Este es el comienzo y lo más difícil de conseguir de toda la prueba atlética. Sobre todo, si el sedentarismo y la ausencia de deporte y ejercicio físico son tu tónica habitual. Si es así, lo ideal es ir mejorando tu aguante poco a poco antes de obtener los resultados del Test de Cooper, evolucionando progresivamente. Una vez consigas mantenerte corriendo durante 12 minutos, podrás medir tu estado físico.

Cómo medir los resultados del Test de Cooper

Cómo medir los resultados del Test de Cooper

¿Cómo medir tus resultados en el Test de Cooper?

La tabla de equivalencias físicas del Test de Cooper puede ser encontrada en cualquier página web sobre deporte. Aunque ya viene segmentada por sexo y edad, hay que recordar que es una estimación menos objetiva que una prueba de esfuerzo; pero sirve de acercamiento para conocer nuestra VO2 máx y nuestra resistencia.

Tabla del Test de Cooper para mujeres
Estado físico Menos de 30 Entre 30-39 Entre40-49 Más de 50 años
Muy malo 1.500m. o menos 1.400m. o menos 1.200m. o menos 1.100m. o menos
Malo 1.500-1.799m. 1.400-1.699m. 1.200-1.499m. 1.100-1.399m.
Regular 1.800-2.199m. 1.700-1.999m. 1.500-1.899m. 1.400-1.699m.
Bueno 2.200-2.700m. 2.000-2.500m. 1.900-2.300m. 1.700-2.200m.
Muy bueno Más de 2.700m. Más de 2.500m. Más de 2.300m. Más de 2.200m.

 

Tabla del Test de Cooper para hombres
Estado físico Menos de 30 Entre 30-39 Entre40-49 Más de 50 años
Muy malo 1.600m. o menos 1.500m. o menos 1.400m. o menos 1.300m. o menos
Malo 1.600-2.199m. 1.500-1.899m. 1.400-1.699m. 1.300-1.599m.
Regular 2.200-2.399m. 1.900-2.299m. 1.700-2.099m. 1.600-1.999m.
Bueno 2.400-2.800m. 2.300-2.700m. 2.100-2.500m. 2.000-2.400m.
Muy bueno Más de 2.800m. Más de 2.700m. Más de 2.500m. Más de 2.400m.

Otras pruebas 'running' similares al Test de Cooper

Si la mala experiencia en clase de Educación Física en el colegio o alguna otra manía hacen que sientas un rechazo irracional hacia el Test de Cooper, existen otras pruebas para medir la resistencia corriendo.

  • Test de Rockport: éste es ideal para los que no aguantan los 12 minutos que exige el Test de Cooper corriendo sin parar. De hecho, no hace falta correr sino andar rápido durante una milla (1.609 metros). Durante la prueba hay que calcular frecuencia cardiaca, el peso, el género y el tiempo que requiere para poder obtener los resultados.
  • Test de Course Navette: es otra prueba física típica de las escuelas, en la que el deportista se traslada 20 metros realizando cambios de ritmo marcados por el profesor o entrenador. Éstos van acelerando de forma progresiva y se deben repetir hasta que el individuo no logre realizar la prueba en el tiempo establecido.

Como podemos ver, existen muchas formas de medir la resistencia en el deporte. El Test de Cooper es solo una de ellas, aunque se trata del más popular y utilizado de todos.