Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El trabajador de una mina muestra varios diamantes / EUROPA PRESS

La Audiencia Nacional investiga al socio del exministro andorrano Cinca por los diamantes de sangre

Manuel Terrén tendrá que declarar por los envíos de piedras preciosas a Europa mediante una empresa subsidiaria de Orfund, de la que el exresponsable de Finanzas y el imputado eran accionistas

5 min

La Audiencia Nacional investiga a Manuel Terrén Parcerisas, accionista del desaparecido Orfund Group S. A., por su presunta vinculación con el comercio de diamantes de sangre en Sierra Leona. El tribunal español ha abierto una investigación para averiguar si el empresario podría haber incurrido en un delito de lesa Humanidad y en un delito de pertenencia a organización criminal por financiar el conflicto sierraleonés a través la empresa de la que Jordi Cinca, exministro de Finanzas andorrano, poseía un 10%.

Alejandro Abascal, magistrado del Juzgado Central de Instrucción número 1 de Madrid, ha ordenado que se practiquen diligencias para esclarecer estos hechos después de que un ciudadano sierraleonés, A. N., presentara una denuncia en su país asegurando haber sido víctima de las prácticas delictivas de un grupo de empresarios extranjeros.

Compraban los diamantes al FRU

El querellante asegura que fue obligado a trabajar día y noche junto a otros 300 civiles “en condiciones infrahumanas en las minas de Tombodu para extraer diamantes”, que entregaban a un miembro del Frente Revolucionario Unido (FRU). A su vez, este grupo armado vendía las piedras preciosas a empresas extranjeras como Orfundde las que obtenía ingentes beneficios que les permitían comprar armamento, munición, alimentos y medicinas para los guerrilleros que masacraban a la población civil.

La víctima relata haber sido testigo de tres muertes en las minas de Tombodu durante el periodo en el que fue esclavizado. Uno de sus compañeros fue asesinado mientras que otros dos murieron de agotamiento, según recoge el auto judicial.

Se lucraron de la guerra

La víctima asegura que durante el conflicto armado de Sierra Leona --en el que murieron 70.000 personas y 2,6 millones de ciudadanos fueron desplazados-- Terrén y otros empresarios extranjeros sufragaron el conflicto mediante el grupo Orfund. Según su versión, la empresa financiaba al Frente Revolucionario Unido mediante la compra de los conocidos como “diamantes de sangre”.

En concreto, Terrén habría puesto en marcha un entramado empresarial en Liberia, el país vecino, dedicado al contrabando de diamantes de sangre obtenidos por el grupo armado Frente Revolucionario Unido con la explotación de civiles en las minas de Tombodu.  

Cuatro envíos de diamantes

El auto del juez recoge que “el querellado utilizó la empresa liberiana Blue Stone INC, al servicio de Orfund Group, y participó en la fundación de una empresa subsidiaria en Liberia, DiAndorra INC, con el propósito de vender los diamantes de Sierra Leona a través de la empresa especializada en el comercio de diamantes Cindam Belgium N. V. realizando, al menos, cuatro envíos de diamantes desde Liberia a Bélgica”.

Jordi Cinca, exministro de Finanzas de Andorra
Jordi Cinca, exministro de Finanzas de Andorra

El panel de expertos creado por las Naciones Unidas para estudiar el vínculo entre el tráfico de armas y de diamantes concluyó que el FRU consiguió entre 25 y 125 millones de dólares anuales con la venta de los minerales. A pesar de que la situación de violencia era pública, empresas como Orfund continuaron apoyando deliberadamente el tráfico de piedras preciosas procedentes de Sierra Leona. De hecho, en 2002, cuando el escándalo ya había salido a la luz, en el país quedaban solo tres exportadores: MARS Diamonds, Empire Diamond Company y DiAndorra Minerals, la empresa vinculada a Orfund.

El conflicto de Sierra Leona

Entre 1991 y 2002 Sierra Leona padeció un conflicto armado con ataques de extrema violencia dirigidos contra la población civil, que fue víctima de masacres, mutilaciones, violaciones sexuales en grupo, reclutamiento de niños soldado, trabajos forzados y saqueos.

Cabe destacar que los delitos de lesa humanidad, por su extrema gravedad, son imprescriptibles, por lo que Terrén podría ser condenado por estos hechos de demostrarse su responsabilidad. El próximo 9 de febrero el juez ha llamado a declarar, en calidad de testigos, a Luis Bielsa Carrión, Joan Samarra Naudi, Ramón Terrén Parcerisa y Josep Lluis Buch Solé. Además, interrogará al único investigado, que actualmente reside en Brasil.