Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Robot aspirador sobre una alfombra

La tecnología nos hace la vida más fácil en casa

Las aplicaciones tecnológicas se introducen en nuestros hogares para simplificar nuestras labores, desde la limpieza a la cocina de alimentos

5 min

La tecnología se aplica a diversas áreas de la vida cotidiana cada vez con más fuerza. Nacen nuevos aparatos inspirados en los que ya existen, pero que incorporan aspectos innovadores que hacen su uso más sencillo. Incluso, existen equipos y dispositivos que por sí solos hacen el trabajo que antes tenían que hacer los humanos. Otros electrodomésticos permiten cocinar con menos calorías y sin excesos de grasas. Los robots aspiradores y las freidoras de aire, son dos ejemplos de cómo los productos que usan adelantos tecnológicos permiten una vida más cómoda y sana.

Robots aspiradores

No hay nada peor que hacer limpieza tras un día de trabajo. Al llegar a casa nadie quiere hacer labores domésticas. Sin embargo, es necesario mantener los espacios limpios. Barrer y aspirar a diario aportan un entorno más saludable. Por eso es necesario tener uno de los mejores robots aspiradores que pueden hacer este trabajo mientras sus dueños están en otras ocupaciones.

Así, a la vuelta del trabajo todo está limpio y libre de polvo y suciedad. Además de aspirar el polvo y la mugre, los robots aspiradores también limpian y friegan el suelo. Se pueden manejar estos aspiradores inteligentes con un solo clic desde un Smartphone, gracias a aplicaciones. Esto hace posible limpiar la casa aun cuando no se está en ella.

Como elegir el apropiado

No obstante, hay tantos modelos y marcas en el mercado que puede ser un reto decidir cuál equipo comprar porque todos ofrecen diversas funciones, potencias y modos. Por eso, es bueno contar con páginas especializadas que hacen comparativas de cada marca y modelo y reseñan sus funciones específicas. En este sentido, no hay un robot aspirador malo o bueno, sino que hay diversos modelos ajustados a distintas necesidades.

Dependiendo de la casa, piso u oficina puede que se requieran determinadas funciones. Por eso estas comparativas son tan importantes, ya que muestran los diferentes y lo que hace cada dispositivo, para que el comprador aconseje el que mejor se adapte a lo que necesita. Lo bueno de estas páginas de comparativas es que permiten conocer las diversas funciones y muestran un abanico de precios para elegir. Hoy en día hay robots aspiradores accesibles a todos los presupuestos. Son aparatos de gran utilidad, pues dada su configuración y su diseño llegan a los rincones a los que una aspiradora tradicional no llega, como debajo de muebles con poca altura o esquinas de difícil acceso.

Freidoras de aire

Elegir entre las mejores freidoras sin aceite tiene sus múltiples ventajas. La principal es que permite disfrutar de las virtudes de la comida frita como unas patatas, pollo, croquetas, pescados y más sin necesidad de añadir grasas extras. Esto reduce considerablemente la ingesta de calorías y de aceites saturados, perjudiciales para la salud.

Por ejemplo, 100 gramos de patatas fritas con aceite poseen entre 300 o 350 calorías, mientras que las que se hacen en una freidora de aire llegan a las 90 calorías. Otro ejemplo es el pollo frito en aceite. Una pieza puede llegar a tener entre 585 y 600 calorías (dependiendo del peso), mientras que en una freidora de aire no llega a las 280 calorías.

Cómo funcionan

Es que las freidoras de aire trabajan con la grasa propia de los alimentos, sin tener que agregar aceites adicionales. Estos equipos tienen un funcionamiento similar al de los hornos de convección, pero a una escala más pequeña e intensa.

La mayoría alcanza los 200 grados centígrados y algunos modelos disponen de un ajuste de hasta 240 grados centígrados, por lo que puede cocinar rápidamente incluso comidas congeladas.

Usan aire muy caliente que envuelve los alimentos y logra que sus propias grasas hagan el trabajo de freírlos. ¿Por qué ocurre esto sin aceite? Porque el aire es tan caliente y da vueltas a tan alta velocidad que el calor generado impacta la comida, que se cocina como si fuera frita. El resultado es un plato con menos calorías, con menos grasas dañinas, una cocción muy pareja y un sabor inmejorable.

 

--

Contenido patrocinado