Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Marcha lenta de taxistas contra el regreso de Uber / EP

Marcha lenta de los taxistas contra la vuelta de Uber a Barcelona

Los conductores protestan contra el despliegue de la tecnológica aunque descartan una huelga

3 min

Más de 120 taxistas se han concentrado este jueves en la avenida Maria Cristina de Barcelona para iniciar, a partir de las 10.00 horas, una marcha lenta hasta el Parlament para protestar contra la vuelta de Uber a la capital catalana.

Los conductores prevén avanzar desde Gran Via hasta Via Laietana, donde pararán ante la sede de Foment del Treball. A continuación, recorrerán el paseo de Isabel II y la avenida Marquès de l'Argentera hasta el parque de la Ciutadella, donde se encuentra la Cámara catalana

Despliegue de Uber

La aplicación opera de nuevo en la ciudad desde el pasado martes, cuando lanzó una aplicación con la que se pueden reservar taxis, carsharing con SocialCar y recibir información sobre el transporte público.

Sin embargo, el portavoz de Élite Taxi Barcelona, Tito Álvarez, ha explicado que la organización ha realizado 1.500 peticiones de trayecto desde el martes y ninguna ha sido aceptada. Por eso ha calificado a los profesionales que se han inscrito a la plataforma como "taxistas invisibles".

"Ni ilegal ni ilegalmente"

Álvarez ha subrayado que los taxistas no quieren la presencia de la compañía  "ni legal ni ilegalmente". Además, ha exigido a la empresa a que demuestre que cuenta con una flota de 350 vehículos.

Según el portavoz, los conductores no quieren trabajar con la tecnológica, por lo que ha augurado que "se tendrán que ir o seguirán haciendo el ridículo como lo llevan haciendo 48 horas".

Huelga descartada

El representante ha recordado que ya han conseguido que Uber dejase de operar en Barcelona dos veces y ha augurado que no se van a cansar: "Nos encanta demostrar a la sociedad que se puede ganar a estas empresas".

Sin embargo, el líder sindical ha descartado una huelga como la que mantuvo cortada la Gran Via durante el verano de 2018. Álvarez ha remachado que "todo el mundo puede estar tranquilo".