Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un taxista prende un bote de humo en la protesta de esta mañana en Barcelona a las puertas del Parc de la Ciutadella / DAVID ZORRAKINO - EUROPA PRESS

La huelga los taxistas reúne a 900 vehículos en Barcelona

La marcha lenta contra las VTC ha rodeado el Parlament, donde representantes de los sindicatos se han reunido con PSC, ERC, JxCat, la CUP y los comuns

2 min

La protesta para exigir la regulación de los Vehículos de Alquiler con Conductor (VTC) en Cataluña ha reunido a 900 taxis en Barcelona, según estimaciones de la Guardia Urbana. Los organizadores, liderados por Élite Taxi, elevan esta participación a 4.000.

Los huelguistas han cortado Gran Via de les Corts Catalanes a primera hora de la mañana y han iniciado una marcha lenta que ha acabado a las puertas del Parlament. Los conductores han rodeado la zona y han provocado problemas en la circulación del centro de la ciudad que no se han solucionado hasta el mediodía. 

Reuniones en el Parlament

Una vez cercado en edificio del parque de la Ciutadella, cinco representantes de los taxistas han entrado en el Cámara catalana para mantener una reunión a puerta cerrada. Se han reunido con representantes de los grupos de PSC-Units, ERC, JxCat, la CUP y los comunes.

El portavoz de Élite Taxi, Tito Álvarez, ha reclamado al Govern “medidas concretas” para regular el sector. Exige que estén vigentes cuando termine la moratoria actual, que decae el próximo 29 de septiembre. Actualmente se indica que los VTC solo pueden encargarse de servicios de transporte urbano en las ciudades.

Acusaciones de Élite Taxi

“Esto es la guerra. O acaban con el conflicto o aquí habrá un conflicto social muy grande y pararemos los aeropuertos, las estaciones, y lo pagarán en las urbanas”, ha amenazado Álvarez. “No habrá paz para nadie”, ha sentenciado.

Estas acusaciones vienen motivadas por una normativa que los taxistas desean aplicar: que no haya ningún VTC por cada 30 taxis. Los manifestantes han lanzado proclamas a favor de "echar" a los conductores de estas licencias de Cataluña, han detonado petardos y encendido botes de humo. Con todo, ya hay voces que indican que esto implica un freno a la libre competencia y que ninguna regulación de este perfil podría prosperar.