Menú Buscar
Imagen del primer acto contra el macrotanatorio de Sants, en Barcelona / @santsviu

El barrio de Sants se levanta contra el proyecto de tanatorio

Los vecinos celebran reuniones contra el velatorio en el antiguo Happy Park de Germans Climent, recogen miles de firmas y preparan acciones de protesta

4 min

La mecha del descontento, prendida. El proyecto de tanatorio privado en el antiguo Happy Park de la fábrica Germans Climent de Sants ha prendido la mecha del cabreo. Vecinos del barrio barcelonés celebraron ayer viernes la primera reunión contra la obra. También están recogiendo firmas en la plataforma Change.org --han superado las 2.000 en pocas horas-- y ultiman acciones de protesta por confirmar.

Según ha informado el portal de información local SantsViu, unas cien personas se reunieron ayer viernes ante la puerta de la antigua factoría, ahora vacía, en la que la misteriosa empresa Funeraria San Ricardo, de nueva creación, pretende abrir cuatro salas de vela en 1.000 metros cuadrados. La primera acción informativa se acompaña de la creación de cuentas de difusión contra el proyecto en las redes sociales y de la campaña de firmas on line, que ya supera los 2.000 apoyos.

Fuentes cercanas al cónclave vecinal han avanzado que "ya han creado grupos de trabajo", que están "elaborando un manifiesto" y que no descartan acciones como "protestas o cortes de tráfico".

"Impracticable" y "poco apto"

En la pata virtual de la campaña contraria, los vecinos contrarios al tanatorio, que levantará la familia vinculada al inmobiliario Almirall Bellido, ven la instalación del equipamiento "impracticable". ¿Por qué? "Por la ubicación de dicho tanatorio en medio de la ciudad, concretamente en el corazón de Sants, con sus calles estrechas de difícil aparcamiento, su proximidad a la estación de trenes, autocares y parada de taxis -con la consiguiente carga de tráfico que esto comporta- y la nueva supermanzana de Sants-Hostafrancs", razonan.

Hay más motivos. "La cercanía del tanatorio a varios colegios, institutos e incluso universidades, lo convierten en un negocio poco apto para estos públicos", señala la plataforma contraria al tanatorio en el antiguo parque de bolas. "A todo esto hay que sumarle el hecho de que está situado justo en una de las calles dónde se celebra la fiesta mayor dels Castellers de Sants, así como también en las calles de alrededor del recinto. Sobra decir que es una decisión poco acertada y poco respetuosa", agregan. Piden por ello un cambio de ubicación fuera del núcleo urbano.

La excusa del Ayuntamiento: "Proceso reglado"

Como respuesta a este descontento, el Ayuntamiento de Barcelona se pone de perfil. Esgrime que es un proceso "entre privados", por lo que no puede intervenir. El Ejecutivo local de Barcelona en Comú y PSC intervino para salvar el Happy Park de Germans Climent, sin éxito. Tras ello, asegura que habló con la propiedad para transmitir su preocupación, un paso que tampoco ha dado sus frutos.

El escenario actual es que BComú y, concretamente, su concejal de distrito, Marc Serra, han otorgado licencia inicial a la instalación. ¿Por qué? "El proyecto de este nuevo arrendatario del local ha cumplido los requisitos y las condiciones establecidas en las ordenanzas municipales", defiende el bipartito. La decisión se aleja de otras negativas tajantes a conceder licencia municipal por dudas sobre la movilidad, como la negativa, por ejemplo, a los promotores del Museo Hermitage en la zona de la Nueva Bocana del Puerto de Barcelona.