Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Juan José Omella, arzobispo metropolitano, en una comparencia anterior / CG

Omella desiste del tanatorio con Áltima en Sant Gervasi

El Arzobispado de Barcelona entierra la construcción de un velatorio en la parroquia Verge de la Pau ante la oposición vecinal

3 min

El Arzobispado de Barcelona, que dirige Juan José Omella, ha finiquitado la construcción de un tanatorio que proyectaba junto a Áltima en la parroquia Verge de la Pau de Sant Gervasi, en la zona alta de la Ciudad Condal. La Archidiócesis ha desistido del velatorio tras una fuerte y sostenida oposición vecinal. 

Lo ha anunciado la propia demarcación de la Iglesia católica en un breve comunicado en su página web [consultar aquí]. Según el gobierno de la jurisdicción eclesiástica, "no está prevista la construcción de ningún tanatorio en esta parroquia ni tampoco se construirá una sala de vela". La pequeña iglesia, "en colaboración con la feligresía", buscará "la forma de optimizar los actuales espacios parroquiales para que puedan prestar un mejor servicio". 

"Rumores" tras confirmar que lo estudiaba

La nota es una desautorización en toda regla al párroco de Verge de la Pau, que había encargado incluso un diseño de la futura configuración del tanatorio. Pese a ello, y a que confirmó que estaba "estudiando" el proyecto, el Arzobispado tilda ahora de "rumores" e "informaciones publicadas" la inversión. 

Como explicó este medio, el religioso que dirige la capilla sita en la zona alta de la avenida Diagonal de Barcelona tenía incluso un socio para la iniciativa: Áltima. El grupo funerario de la familia Ventura se postuló para operar el equipamiento funerario que una importante cantidad de vecinos rechaza. 

Firmas y presión

Los residentes recogieron más de 3.000 firmas contra el nuevo edificio, alegando que se estaba imponiendo sin negociación con los feligreses, y que, de construirse, sus viviendas perderían valor. Los opositores acudieron también a los partidos de gobierno y oposición de Barcelona e incluso realizaron presión en altas esferas de la Iglesia católica de forma discreta. 

La marcha atrás de la Archidiócesis con el tanatorio de Sant Gervasi significa un golpe a Áltima, que buscaba mejorar posición en un mercado funerario, el de la Ciudad Condal, en el que tiene una posición discreta. A este respecto, cabe recordar que la funeraria de los Ventura se enfrentó a Cementiris de Barcelona por las cremaciones durante el Covid-19, como explicó este medio