Menú Buscar
La evolución de la educación sexual, un tabú erradicado por el poder de internet

La evolución de la educación sexual, un tabú erradicado por el poder de internet

Las mentalidades cambian con el paso del tiempo, pero las nuevas tecnologías han ayudado a abordar la sexualidad desde una perspectiva diferente

06.07.2018 11:50 h.
6 min

Internet está en todas partes. Está en nuestras compras, en nuestras conversaciones, en la actualidad, en lo que vemos, en lo que leemos, en lo que escuchamos… En todo. La llegada de la red de redes a nuestros bolsillos en los últimos años, gracias a los smartphones, ha potenciado la presencia de una tecnología que ya estaba bastante extendida, llevándola a su máximo desarrollo.

Conectarse al territorio online es algo que ha influenciado tanto en nuestra forma de ver y hacer las cosas que ha servido incluso para abordar con mayor libertad ciertos temas antes considerados tabú. Hoy en día existe una gran facilidad para el cruce cultural gracias a una fuente de datos continua, incesante y sin barreras. El acceso a tanta información nos permite descubrir todo tipo de perspectivas sobre los temas más variopintos. La sexualidad, evidentemente, también se ha visto afectada.

Internet y el sexo

Más que la sexualidad, quizá lo más justo sería hablar de la educación sexual. La facilidad de acceso a la información que hay en este terreno para individuos de todas las edades es algo que ha llegado acompañado con un cambio radical de mentalidad. La libertad y la apertura de mente han llegado para quedarse y, aunque siguen vivos ciertos miedos y prejuicios, ha habido toda una revolución en sólo dos décadas.

Este cambio se ha notado también en los negocios relacionados con este sector. Lugares como esta tienda erótica online y discreta han notado un incremento en su volumen de trabajo y de beneficios gracias a internet. La compra de productos de todo tipo, la consulta de catálogos tan grandes como variados y, sobre todo, la privacidad de los clientes, han permitido aumentar sus ventas al mismo ritmo que los compradores descubrían un mundo lleno de posibilidades.

Seguridad, discreción y facilidad de acceso

Los establecimientos físicos, si bien han estado siempre abiertos para acoger a cualquier interesado, hacían que cualquier persona que entrara o saliera de ellos fuera vista con otros ojos. Una barrera, especialmente para los más tímidos. La sexualidad siempre ha sido un tema tabú y aún quedan resquicios por superar a pesar de los enormes avances que se han producido.

Al toparse con los establecimientos en línea, los consumidores han visto que hay mucho más de lo que imaginaban. Explorar y descubrir novedades es algo que siempre aporta beneficios y ayuda sobremanera a fortalecer los lazos de pareja. Es un hecho más que probado que, cuando los dos miembros de una relación se animan a explorar juntos y a tratar este asunto sin pudor alguno, las cosas siempre funcionan mejor.

Una normalización paulatina

Afortunadamente, la normalización de la compra en los sex shops se está produciendo, aunque sea lentamente. Ya se realizan incluso reuniones en las que se venden productos de este tipo (los famosos tuppersex) y la curiosidad cada vez es más grande por explorar ese terreno, vedado durante demasiado tiempo. Las barreras se están rompiendo y se comprueba que el pudor y las incomodidades eran innecesarias.

De hecho, cada vez son más los beneficios que se descubren a raíz de esta liberación sexual. Ya hemos hablado de la influencia en el entorno de la pareja, pero aporta también beneficios que afectan incluso a la salud; es un aliciente descubrir qué ventajas se pueden obtener con el uso de algunos productos.

Todo está en la red

Por suerte, toda esa información se encuentra en el lugar del que hablábamos al comienzo: en internet. La red de redes es el hogar de todo lo que se busque saber, y nos da total libertad para aprender más sobre ese terreno antaño vedado. Es imposible poner vallas al campo, como también es imposible poner límites al océano digital por más que algunos lo intenten.

Aunque es un cambio de mentalidad que ya empezó antes de que internet se colara por todos los lugares, no podemos negar que esta tecnología ha servido para dar el empujón necesario para ir erradicando los tabúes alrededor de la sexualidad y las relaciones íntimas. Aún queda camino por recorrer, pero las bases son tremendamente sólidas y la perspectiva es optimista de cara a que el sexo se convierta en algo completamente natural. Es sólo cuestión de tiempo, pero es posible que llegue mucho antes de lo que la mayoría piensa.

--

Contenido patrocinado