Menú Buscar
Una foto de las protestas públicas enfrente de la Audiencia Provincial de Madrid por el juicio de los bebés robados / EFE

Suspendido el juicio de los bebés robados por el ingreso en Urgencias del doctor Vela

El acusado ha ingresado en un hospital madrileño por fuertes dolores en el costado y se prevé que se posponga hasta la semana que viene

3 min

El juicio contra el doctor Eduardo Vela por el caso de los bebés robados ha sido suspendido. El acusado no se ha presentado en la Audiencia Provincial de Madrid por problemas de salud cuando se iba a celebrar la segunda sesión del caso. 

Su abogado, Rafael Casas, ha explicado que Vela ingresó la noche del martes en Urgencias tras llamar al 112 por unos mareos y dolores. Tras ser atendido por los facultativos, recibió el alta y regresó a su domicilio. Este miércoles por la mañana, horas previas al juicio, sus familiares volvieron a requerir los servicios médicos al ser "incapaz" de levantarse de la cama por unos dolores en el costado. Esta mañana ha sido ingresado en un hospital madrileño donde todavía permanece a la espera de más pruebas. La defensa ha mostrado un justificante médico del ingreso

Nueva fecha

La presidenta del tribunal,  Luisa Aparicio, ha suspendido el juicio y ha alegado que al desconocer el estado de salud del acusado no se puede continuar con la vista. Además, propondrá una nueva fecha para el juicio en caso de que a las 12.30 horas Vela continúe ingresado. Todo apunta a que se pospondrá hasta la semana que viene. Aun así, la ley da un plazo de 30 días para que la práctica testifical de un juicio que se haya tenido que suspender deje de ser válida. Si transcurre ese plazo, se tendría que repetir su declaración.

Inocente

Vela declaró este martes por primera vez en el banquillo de los acusados por el caso de un bebé robado en 1969. En su defensa y ante las preguntas de fiscal y abogado declaró que nunca "entregó una niña a nadie" y que remarcó que solo se encargaba "de los temas médicos". Vela está acusado de un delito de detención ilegal, suposición al parto, falsedad documental y sustracción de menores. La fiscal pide 11 años de prisión, mientras que la acusación particular que representa a la denunciante Inés Madrigal eleva éste petición a 13 años de prisión.

Este miércoles, estaba previsto que comparecieran cinco testigos, entre ellos unas periodistas francesas que hicieron una cámara oculta a la mujer del ginecólogo, quien habría reconocido que entregó el bebé a la madre.