Menú Buscar
Dispositivo de búsqueda del supuesto asesino del Port Olímpic, en Badalona / CG

Se suicida el presunto autor del asesinato en el Port Olímpic

Los Mossos d'Esquadra rodearon al sospechoso de acabar con la vida de una joven de 26 años que, al no ver escapatoria, se habría disparado

27.09.2019 08:10 h.
3 min

El presunto autor del crimen de la joven de 26 años en el Puerto Olímpico de Barcelona se ha quitado la vida en plena operación policial de captura. Esta madrugada varias dotaciones de agentes de los Mossos d'Esquadra ponían en marcha un dispositivo en Badalona para capturar al sospechoso, que habría acabado disparándose en el interior de una vivienda. 

El suceso ha tenido lugar en el barrio de Sant Roc, concretamente en la calle Cáceres según fuentes vecinales, que han sido testigos del acordonamiento de la zona. El hombre estaba en búsqueda policial desde principios de mes, cuando fue supuestamente grabado asestándole dos puñaladas a una chica en un bar de cócteles de la zona de ocio barcelonesa. 

Búsqueda por Barcelona y alrededores

El suceso tuvo lugar del 4 de septiembre, sobre las 3.00 horas de la madrugada. Desde entonces, la policía catalana ha realizado varias intervenciones en diferentes puntos de Barcelona y sus alrededores para intentar localizar al presunto autor de las puñaladas que robaron la vida a Sara, una chica que residía en El Vendrell y que pasaba la que sería su última noche de fiesta. 

Los Mossos habrían seguido ciertas informaciones que apuntaban que el hombre participó en varias okupaciones ilegales que se llevaron a cabo en el barrio de La Mina de Sant Adrià de Besòs --localidad en la que residía-- en 2017. La zona fue peinada por los agentes días después del suceso, sin éxito. 

Su cómplice se entregó

El supuesto asesino y suicida no fue el único implicado en el apuñalamiento de la joven en el Puerto Olímpico. Otro hombre también vecino de Sant Adrià fue cómplice del suceso y también estuvo en paradero desconocido durante varios días. Finalmente, se entregó a la policía una semana después de la fatídica noche. 

Sara no fue la única afectada en la reyerta, iniciada por un intento de robo. Uno de los encargados de la seguridad del local también fue herido por el arma blanca, aunque él pudo salvar la vida.