Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Dos activistas antidesahucios protestan ante la Brigada Móvil de los Mossos d'Esquadra / EP

Suicidio en Sants: la mesa de realojo, colapsada con 574 familias

Generalitat de Cataluña y Ayuntamiento de Barcelona, incapaces de recortar la lista de espera para acceder a una vivienda de emergencia

3 min

El suicidio de un hombre de 58 años antes de un desahucio en el barrio de Sants de Barcelona ha levantado una corriente de indignación entre la ciudadanía, con protestas convocadas hoy. Pese a que los servicios sociales del Ayuntamiento de Barcelona atendían a la víctima, no le habrían podido dar una vivienda alternativa a largo plazo, pues la mesa de realojo está colapsada con 574 familias en espera. 

Son los datos del portal público de la Mesa de Valoración para la Adjudicación de Viviendas para Emergencias Sociales [consultar aquí], que publica el Consorcio para la Vivienda (CHB, por sus siglas en catalán). Según esta página web, el organismo de realojo de familias en dificultades presentaba 594 casos en mayo, y otros 44 entraron el mismo mes. De los valorados positivamente, hasta 574 esperaban un piso de emergencia. Otros 29 expedientes estaban "en tramitación". 

Crecimiento

El ente que tendría que dar respuesta a casos como el del vecino de Sants que se quitó la vida, según establece la propia Generalitat de Cataluña, está saturado, pero es que su lista de espera no para de crecer. Según avanzó Metrópoli Abierta en febrero, hasta 549 familias aguardaban a un apartamento de emergencia, 45 menos que el pasado mes.  

El Consorcio de Vivienda (60% Generalitat y 40% Ayuntamiento) ha visto crecer la lista de espera para un piso urgente asignado a familias en serios apuros en los últimos años, como explicó Crónica Global. En 2015 eran 65 hogares, mientras que en 2019 al final del primer mandato de Ada Colau en la alcaldía de Barcelona, habían aumentado un 750% hasta los 550. 

Culpas cruzadas

Más allá de los números, los dos socios en el Consorcio, la Administración autonómica y la local, han cruzado recientemente culpas sobre quién tiene que construir vivienda social, el refugio para las personas y familias que, como el vecino de Sants, no pueden pagar el alquiler. En un acto reciente, el gobierno municipal aseguró que "está haciendo más vivienda de alquiler asequible que nunca", pese a que incumplirá el objetivo de levantar 4.000 pisos con rentas por debajo de mercado y movilizar otras 4.000, que es lo que prometió BComú antes de llegar a la alcaldía. 

Al otro lado de la plaza Sant Jaume tampoco se está a la altura de las circunstancias. Según ha denunciado la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, la Administración autonómica "ha impulsado poco más de 30 viviendas sociales este año, contra los 2.000 promovidos por el ayuntamiento". Colau ha recordado en otras ocasiones que la competencia para impulsar parque público "es de la Generalitat".