Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Tráfico los primeros días de este fin de semana en las entradas y salidas de Barcelona / EFE

Sube un 55% la movilidad en Barcelona durante el primer fin de semana sin cierre comarcal

Las carreteras del área metropolitana han registrado un total de 656.000 desplazamientos

3 min

El primer fin de semana sin cierre comarcal ha traído un gran número de escapadas, especialmente a playa y montaña, y paseos por los ejes comerciales de las ciudades de Cataluña. No obstante, donde más se han notado la relajación de las restricciones del Govern ha sido en las entradas y salidas de Barcelona, así como en las carreteras del área metropolitana, donde la movilidad ha aumentado un 55% respecto al mismo periodo de la semana anterior.

Un total de 656.000 vehículos se han desplazado este sábado por el primer cinturón metropolitano de Barcelona, tanto para entrar como salir de la capital catalana. Este dato, comunicado por fuentes del servicio catalán de tráfico, sigue siento un 18,5% menor de media que un sábado de marzo antes de la pandemia del Covid-19.

Colas para ir a la montaña y a la playa

Durante la mañana del sábado se registró la circulación más intensa del fin de semana en las carreteras catalanas, especialmente con destino a parques naturales y zonas de montaña y playa. Esto provocó retenciones de hasta tres kilómetros de cola en la C-35, en Sant Celoni (Barcelona) y en la C-17, en Parets (Barcelona) y Ripoll (Girona), en sentido norte.

Respecto a las colas de coches hacia la playa, según el servicio catalán de tráfico, se registraron, este sábado, retenciones de hasta dos kilómetros en la N-340, a la altura de Vilafranca del Penedès (Barcelona) y l’Arbòs (Tarragona), mientras en dirección a Sitges (Barcelona) hubo entre dos y tres kilómetros en la C-32 entre Viladecans y Castelldefels. Un panorama que podría volver a repetirse este domingo por la tarde, aunque con menor intensidad, para los que hayan hecho noche fuera.

Vista del paseo marítimo de Barcelona este domingo / ALEJANDRO GARCÍA - EFE
Vista del paseo marítimo de Barcelona este domingo / ALEJANDRO GARCÍA - EFE

Extremar la precaución

El primer fin de semana sin aislamiento comarcal en Cataluña desde las vacaciones de Navidad ha dejado imágenes más propias de la Semana Santa o de los puentes de tres o cuatro días. Para ello, el servicio catalán de tráfico ha desplegado un dispositivo, que hacía tiempo que no se efectuaba, como los de antes de las restricciones de movilidad por el coronavirus, para evitar atascos hacia destinos de playa y montaña.

El Govern, por su parte, ha pedido que se extreme la precaución. Además, ha advertido que los desplazamientos más allá del ámbito comarcal solo están permitidos para convivientes, por lo que los Mossos d'Esquadra efectuarán unos 400 controles dinámicos y multarán a los que viajen con personas que no sean de su burbuja.