Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La juez somete a un examen psiquiátrico a la guardia urbana detenida por la muerte de Pedro, otro agente / EP

Los Mossos creen que la guardia urbana detenida es la inductora del crimen de Foix

El juez sacará del calabozo a los dos agentes para que asistan al registro del piso que ella y la víctima compartían en Cubelles

3 min

Las dos personas detenidas por el asesinato de Pedro R.G. el pasado jueves junto al pantano de Foix --dos agentes de la Guardia Urbana-- fueron amantes con anterioridad a que ella iniciase una relación sentimental con la víctima. En el marco de esa relación, los investigadores atribuyen a la mujer Rosa P.V. el ascendente emocional suficiente como para inducir a su amante al asesinato de Pedro R.G., un guardia urbano con quien la mujer compartía piso en Cubelles (Barcelona).

Precisamente esta mañana, el juez que se encarga del caso y que ha decretado el secreto de las actuaciones, ha ordenado el traslado de la pareja imputada para que estén presentes en el registro del piso que ella y la víctima compartían en dicha localidad.

El juez y los Mosos buscan indicios criminales y descartar o no que Pedro R.G. hubiera sido asesinado allí, antes de ser trasladado al pantano de Foix.

Crimen pasional

Los Mossos creen que se trata de una crimen pasional, probablemente premeditado, y que se llevó a cabo en un lugar no demasiado alejado de la zona boscosa en donde apareció el cadáver calcinado en el interior del maletero de un coche incendiado.

Tan pronto el grupo de homicidios consiguió indicios sobre la identidad del cadáver, todas las sospechas de dirigieron hacia Rosa P.V., una joven guardia urbana que en su momento había denunciado un "ciberacoso sexual" por parte de una anterior pareja y que mantenía una muy complicada relación con quien, con mucha anterioridad, fuera su compañero sentimental, un Mosso d'Esquadra destinado en El Vendrell (Tarragona).

Teléfonos delatadores

La imputada es una mujer "de complejas relaciones sentimentales", según compañeros de la agente, que se emparejó con la víctima pero que mantenía una segunda relación con otro hombre, también guardia urbano, ahora detenido junto a ella.

Los geolocalizadores han detectado los teléfonos móviles de la pareja sospechosa en los aledaños del pantano de Foix (Barcelona) en las horas previas al descubrimiento del cadáver.

En las próximas horas, los dos detenidos pasarán a disposición judicial.

Destacadas en Vida