Menú Buscar
Atardecer el el escenario 'Village' en el primer día del Sónar 2018

El Sónar arriesga en su 25 aniversario pero se asegura el triunfo con el ‘Despacio’

Un espacio donde se pincha música en vinilos contrasta con la oferta impredecible del festival que mezcla trap, flamenco y electrónica experimental

15.06.2018 10:49 h.
5 min

El primer día del Sónar 2018 ha sorprendido y no tanto. La oferta musical del festival es sin duda arriesgada, aunque en algunos espacios se ha ido a lo seguro. Es el caso del Despacio, una especie de agujero negro dentro del Sónar de Día donde el sonido envolvente de los vinilos ofrece una experiencia imposible de reproducir en una discoteca normal.

 

Los primeros conciertos del Sónar Día 2018 / CG

La oferta musical impredecible que propone cada año el festival, no es menos en su 25º edición. Así es que el primer día han destacado artistas como los de Putochinomaricón o Muévelo Reina en el escenario XS, donde el trap se va perfeccionando y atrayendo cada vez más adeptos.

Concierto del primer día del Sónar / CG

Uno de los artistas baja del escenario durante un concierto del primer día del Sónar / CG 

Flamenco o trap 

El Niño de Elche fue otro arriesgado toque del primer día de festival, con un espectáculo de flamenco cantado y bailado y sin instrumentos, ante un público que suele ir a bailar electrónica. El Sónar Día cerró con algo más clásico, el Dj Laurent Garnier, que pinchó un poco de todo de sus últimos 25 años de carrera.

El dúo de trap Muévelo Reina en el escenario XS / CG

El dúo de trap Muévelo Reina en el escenario XS / PRENSA SÓNAR

Pero los melómanos del Sónar han estado casi toda la tarde allí, en el Despacio. Una espacie de discoteca, completamente a oscuras en la parte de arriba del recinto de la Fira de Montjuïc, una experiencia que se ha realizado ya en 2014. Muchos aseguran haber esperado estos cuatro años para asistir una vez más a este espectáculo singular y nostálgico.

'Despacio'

Los encargados de pasar música en vinilos sin parar son James Murphy (líder de LCD Soundsystem) y los hermanos Stephen y David Dewaele (más conocidos como 2manydjs), y lo hacen detrás de unas vallas cubiertas de telas negras, para que el público no les moleste.

La elevada calidad de sonido --casi imposible de escuchar en otras salas o discotecas-- se debe a las ocho pilas de altavoces y amplificadores analógicos McIntosh que rodean la sala y que pesan en total 30.000 kilos. A medida va avanzando la tarde, el Despacio comienza a llenarse, por lo que la organización no deja entrar a demasiada gente, formándose colas, aunque avanzan relativamente rápido.

Hoy, Gorillaz

Este viernes, los protagonistas estarán en el Sónar de noche. La banda británica Gorillaz, creada por el músico Damon Albarn y el artista Jamie Hewlett, se presentarán por primera vez en España su nuevo espectáculo tras su visita hace cinco años.

La actuación de la banda supondrá su estreno en Barcelona, donde interpretarán canciones inéditas de su inminente nuevo álbum, The Now Now, que se publicará el 29 de junio, y estarán acompañados de invitados sorpresa, cuya identidad se desvelará en el último momento. El segundo invitado estrella de la noche será el regreso del artista transversal Diplo con un espectáculo a base de house, nuevos ritmos digitales y beats de todo el mundo; a la vez que el británico Bonobo escarbará entre los límites del downtempo.

Qué ver en el Día

El Sónar de Día tendrá al islandés Ólafur Arnalds, que visitó el festival hace dos años y regresará con su nuevo disco en plena gestación ofreciendo su habitual viaje entre bandas sonoras, música clásica, pop y electrónica, dominando por igual cuerdas, pianos y sintetizadores; los espectadores también esperan la sonoridad de dance global, soulful house y afro funk del dj sudafricano Black Coffee.

El explorador sonoro Alva Noto enseñará su nuevo proyecto Unieqav trabajando con el sonido y la luz reduciéndolos a su mínima expresión para sacarles el máximo partido posible; mientras que la trompetista y compositora británica Emma-Jean Thackray propondrá una fusión de metales, ritmos y voces con un ensemble de cuatro músicos, Walrus.