Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Varios pasajeros en el aeropuerto de El Prat / EUROPA PRESS

Admitidas a trámite las solicitudes de asilo de los cuatro últimos pasajeros amotinados en El Prat

Un total de 39 personas de nacionalidad libanesa se negaron a continuar el itinerario de viaje hacia Bogotá y aprovecharon una escala para quedarse en Barcelona

3 min

El drama de la inmigración llega por tierra, mar y, ahora también, por aire. Desde el pasado lunes 39 personas permanecían retenidas en el aeropuerto de Barcelona tras bajarse de un vuelo durante una escala y negarse a continuar el itinerario de su viaje. Este sábado la Delegación del Gobierno de Cataluña ha confirmado la admisión a trámite de las solicitudes de asilo de los cuatro últimos pasajeros que continuaban en El Prat y que abandonarán el aeropuerto esta misma tarde. 

El resto de los pasajeros han recibido asistencia por parte de la Cruz Roja y se les ha facilitado una autorización para acceder a territorio español y poder iniciar los trámites del proceso de asilo.

Una semana en el aeropuerto

El pasado lunes, 39 pasajeros con pasaporte libanés, aunque de origen palestino, se negaron a continuar un viaje entre El Cairo y Bogotá y durante su escala en Barcelona se amotinaron en las instalaciones del Aeropuerto Josep Tarradellas Barcelona-El Prat alegando que querían solicitar asilo político en territorio español. 

Desde entonces estuvieron alojados en una sala del aeropuerto equipada con servicios básicos para aquellos pasajeros que tienen que tramitar una solicitud en los controles fronterizos.

Los "aviones patera”

Los investigadores creen que su intención siempre fue quedarse en España y que se trata de otro "avión patera", dado que varios de los migrantes intentaron fugarse de la terminal. Este episodio recuerda a otro sucedido pocos días antes, el 5 de noviembre, cuando un vuelo de Air Arabia Maroc procedente de Casablanca y con destino Estambul, se vio obligado a ejecutar un aterrizaje forzoso en Palma de Mallorca por una falsa emergencia médica.

En concreto, uno de los pasajeros simuló un coma diabético y, mientras era atendido por los servicios sanitarios, una veintena de jóvenes marroquíes abandonaron la aeronave y huyeron por las pistas para entrar en España de manera irregular. Los 12 que fueron detenidos han ingresado en prisión, mientras que 10 continúan en paradero desconocido.