Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La torre Collserola y el parque del Tibidabo, en Barcelona /EP

Sol con nubes en la costa y nevadas en el Pirineo

Las temperaturas suben ligeramente y se activa el aviso amarillo por viento en las comarcas del centro y sur de Tarragona

3 min

La jornada de este sábado 4 de diciembre, inicio para muchos del puente de la Constitución, en Cataluña, estará marcada por el predominio del Sol en la costa, aunque irá acompañado del aumento de la nubosidad que ganará terreno con el paso de las horas. Para la tarde no se descartan chubascos en el interior y nevadas en las zonas de montaña, así como alguna llovizna puntual en la costa de Girona, que podría desplazarse hasta el litoral barcelonés.

En la zona este del Pirineo --Vall d'Arán, Pallars Sobirà y Alta Ribagorça-- se mantiene el aviso amarillo por nieve que pueden dejar gruesos de 20 centímetros de espesor a partir de los 1.400 metros de altitud. La cota se sitúa en los 2000 metros al mediodía, aunque se prevé que descienda hasta los 1.000 durante la tarde.  

Temperaturas, al alza 

Las temperaturas serán muy parecidas a las de ayer, aunque con una ligera tendencia al alza tanto en la mínima como en la máxima. En la zona litoral y prelitoral la máxima oscilará entre los 12  y los 17 grados al litoral, mientras que se situará entre los 8 y los 13 grados, en el resto del territorio.

La mínima más fría se registrará en las zonas de alta montaña, con entre 0 y 1 grados a última hora de la tarde. En Barcelona, Tarragona y Girona se espera que los termómetros se enfilen hasta los 17 grados en las horas centrales del día, mientras que en Lleida apenas se superarán los 15 grados.

Aviso por viento 

Si bien, el Meteocat mantiene el aviso amarillo por viento en la depresión central y en las comarcas de la costa e interior de Tarragona con rachas que pueden ir de moderadas a fuertes en toda la zona del Ebro. Soplará de componente oeste y con carácter débil en el resto de la autonomía.

A última hora del día un cambio en la dirección provocará la entrada de la tramuntana en el Empordà que se extenderá por el extremo septentrional del país hasta las cotas más altas del Pirineo. Según los modelos de predicción del Servei Meteorològic de Catalunya, las rachas en esta zona podrían ser entre fuertes y muy fuertes.