Menú Buscar
Un barco de Salvamento Marítimo durante el rescate de un buque incendiado / CG

El sistema de emergencias marítimas mundial falla el 90% de las veces

Los dispositivos automáticos de alerta tienen un alto nivel de falsas alarmas

4 min

Salvamento Marítimo tuvo que asistir a casi 4.000 barcos en 2015; de media, realiza unas 5.000 actuaciones al año. Las emergencias en el mar se han vuelto más fáciles de detectar con la ayuda de las tecnologías: los móviles --cuando hay cobertura--, los sistemas de radiocomunicación, los satélites y los radares han facilitado la tarea de localizar las naves que sufren algún tipo de accidente y acudir a su rescate.

Pero estos métodos no siempre funcionan. El Sistema Mundial de Socorro y Seguridad Marítimos (SMSSM) es un conjunto de dispositivos para trasmitir y localizar emergencias. Según la zona en la que circule cada embarcación, el Convenio Internacional de Seguridad de la Vida en el Mar (SOLAS, por sus siglas en inglés) les obliga a contar con unos u otros. Los mecanismos se activan en casos de emergencia, aunque el 90% de veces son falsas alarmas, según fuentes académicas.

¿Por qué falla?

Los dispositivos cada vez se enfocan más en automatizarse y que, en caso de emergencia, los que se encuentran en el barco no tengan que actuar. Pero también tiene inconvenientes. Algunos de estos dispositivos son “muy sensibles”, según indican desde el Instituto Social de la Marina de Barcelona, aunque “dan información esencial, como la localización del barco”.

Es el caso de las radiobalizas, un instrumento que los buques que navegan por según que zonas tienen la obligación de llevar en el exterior. Cuando se mojan, se activan y dan la alarma, explican desde Salvamento Marítimo. Fuentes del organismo aseguran que, si hay temporal y una ola salpica al dispositivo, por ejemplo, también se activa.

“Cada año recibimos unas 500 alertas por radiobaliza, lo que no quiere decir que se hundan 500 barcos; la mayoría son falsas alarmas”, indican fuentes de Salvamento Marítimo. Otro de los que más fallan son las llamadas selectivas digitales, aunque éste mecanismo no es automático. Aquí influye otro factor: la falta de formación. Según la misma fuente, cualquiera puede comprar estos equipos: “también los usuarios de embarcaciones de recreo, que normalmente no están formados en estos temas”.

Su eficacia, en entredicho

La eficacia del SMSSM ha sido puesta en entredicho en la comunidad marítima. No se pueden hacer simulacros, por lo que no se puede probar la efectividad de los dispositivos por avanzado. Pese a los fallos y limitaciones, los equipos de salvamento reivindican su utilidad: “El sistema funciona”.

Una vez suena la alarma, la sede que Salvamento Marítimo tiene en Madrid la recibe, contacta con el buque --si es posible--, y evalúa la situación. Es por esta razón que los casos de falsas alarmas son identificados rápidamente.