Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Personas con mascarillas por la calle / EP

Síndromes postpandemia: así ha afectado el Covid a nuestra salud física y mental

Síntomas persistentes en el tiempo y un aumento de trastornos piscológicos: estas son las consecuencias del coronavirus a largo plazo

5 min

Después de más de dos años de pandemia, el Covid sigue afectando a nuestras vidas en muchos aspectos. El virus ha dejado huella en nuestra salud física y mental y los médicos ya han puesto un nombre a este fenómeno. 

Los síndromes postpandemia hacen referencia a los síntomas derivados de la infección por coronavirus que persisten a largo plazo --el llamado Covid persistente--, pero también a toda una serie de trastornos psicológicos que abundan en la sociedad como resultado de la pandemia.

Covid persistente

El término Covid persistente (CP) --del inglés, Long Covid-- se utiliza para describir aquellos  síntomas que persisten tras 12 semanas desde la infección aguda por coronavirus. El doctor Francisco Mera, director de la Unidad Long Covid y síndromes postvirales en la clínica Blue Healthcare, asegura que “alrededor de un 10% de los pacientes españoles que han pasado la enfermedad tienen algún síntoma posterior a la fase aguda”.

Aunque todavía no existe un registro nacional de pacientes con CP ni una visión completa de la historia natural de la infección y su resolución, se estima que más de un millón de personas en España pueden desarrollar este síndrome. Así lo sugiere un informe publicado por el Grupo de Trabajo Multidisciplinar (GTM), que asesora al Ministerio de Ciencia e Innovación y apoya al Gobierno en materias científicas relacionadas con el COVID-19 y sus consecuencias futuras.

Un hombre que padece migraña, uno de los síntomas que puede provocar el Covid persitente / FREEPIK
Un hombre que padece migraña, uno de los síntomas que puede provocar el Covid persitente / FREEPIK

Síntomas físicos

"Los síntomas del Covid persistente pueden ser similares a los de la infección aguda o más graves”, asegura Mera. Entre los más comunes destacan la fatiga, cefalea, disnea, palpitaciones y síntomas gastrointestinales. No obstante, al tratarse de un proceso inflamatorio crónico, “puede derivar en patologías graves como el aumento de probabilidad de cáncer, la aparición de patologías inmunitarias, afectaciones cardiovasculares, etc.”, explica el especialista.

La mayoría de casos de CP registrados hasta la fecha se han dado en personas de entre 30-50 años. Además, se trata de un síndrome que afecta especialmente a las mujeres. “Se calcula que el 80% de los pacientes con Covid persistente son mujeres. Se desconoce la causa, pero es posible que esté relacionado con una alteración en la respuesta inmunitaria, un tipo de enfermedades más frecuentes en ellas”.

Pandemia y salud mental

Más allá de los síntomas físicos derivados de la infección por Covid, los profesionales sanitarios también advierten de las numerosas consecuencias que ha tenido la pandemia sobre nuestra salud mental. El doctor Sergio Oliveros, psiquiatra y director del Grupo Doctor Oliveros en Madrid, explica que, desde el inicio de la pandemia, se han disparado las consultas de psicología. 

"Durante meses hemos afrontado incertidumbre, miedo al contagio, inseguridad, muerte en solitario de familiares y amigos, privación de libertad, poca interacción social, sobreinformación... todo esto ha provocado la prevalencia y el aumento de trastornos mentales", apunta.

El 25% de los padres sufre depresión posparto tras la llegada de su bebé / EP
Aumentan los casos de depresión tras la pandemia / EP

Unidades saturadas

Cada sector de edad ha tenido una especial vulnerabilidad: "los ancianos por el desamparo, los adolescentes por la brutal ruptura biográfica y adultos por el estrés y sobrecarga laboral, aunque podría decir que el efecto más notable lo han notado los adolescentes", apunta. Y es que, de acuerdo con el psiquiatra, las unidades de ingreso por tentativas de suicidio y autolesiones todavía están saturadas.

"También ha aumentado el síndrome de burnout --sobre todo en en profesionales sanitarios y sociales--, las adicciones, el insomnio, los trastornos de ansiedad --especialmente estrés postraumático--, la depresión, la labilidad emocional, la fatiga mental y los problemas cognitivos, como la dificultad para la concentración y la memoria", concluye.