Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Retrato de Negrita y Sindo / LUIS MIGUEL AÑÓN (CG)

El día a día de Sindo y Negrita: “Sin ella habría recaído en el alcohol y las drogas"

La mala suerte llevó a este hombre de 60 años a dormir en la calle desde junio de 2021, pero no está solo: su mascota siempre le acompaña

8 min

El perro es el mejor amigo del hombre. Sino que se lo digan a Sindo, a quien la mala suerte lo llevó a dormir en la calle desde junio de 2021. Pero no está solo: Negrita, su perra, lo acompaña siempre. Son inseparables, y así lo ha demostrado a Crónica Global. De hecho, define a su mascota como “su niña” y asegura que, sin ella, “habría recaído en el alcohol y en las drogas”.

Sindo nos muestar su "Hogar" / LUIS MIGUEL AÑÓN (CG)
Sindo nos muestar su "Hogar" / LUIS MIGUEL AÑÓN (CG)

--Pregunta: ¿Qué le aporta Negrita?

--Respuesta: Hace años tuve problemas con el alcohol, las drogas y la ludopatía. Llevo ocho años sin consumir, pero el alcoholismo es un problema que nunca se acaba. Si lo pruebas, recaes. Y gracias a ella, a Negrita, he tirado hacia adelante.

-- Sus ojos se iluminan cuando habla de su mascota. ¿Se podría decir que Negrita le ha salvado?

--Sí, porque llega un punto en que tú mismo dejas de importar, pero ella no. Sé que tengo que darle de comer y la tengo que sacar. Si estuviese bebido, no podría hacerlo.

Es muy grande el vínculo familiar entre ambos. Un estudio realizado desde la Fundación para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales (FAADA) --en colaboración con la Cátedra Fundación Affinity Animales y Salud de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y la Fundación Affinity-- resolvió que el 74% de las personas sin hogar ven a sus mascotas como su principal apoyo. Y es que, si algo está claro, es que los animales de compañía son una gran fuente de ayuda social y emocional.
 
Sindo junto con Negrita, / LUIS MIGUEL AÑÓN (CG)
Sindo junto con Negrita, / LUIS MIGUEL AÑÓN (CG)

Durante un tiempo, este “cocinero venido a menos” --como él se define-- ganó "mucho dinero". Su mala racha empezó cuando, al llegar a Barcelona, compró "una empresa que estaba en quiebra: un bloque de pisos a medio construir" que él mismo finalizó. Pero con la crisis no pudo venderlos y los puso en alquiler. A día de hoy, tiene "cinco juicios por impago y dos inmuebles ocupados". El dinero que recibía de los alquileres le servía para pagar la hipoteca de una casa donde viven otros.

Los ahorros de tantos años de trabajo “se acabaron gastando”. Al no tener un hogar donde residir, tuvo que pagar hoteles para dormir con Negrita.

--¿Cómo ha llegado a esta situación?

-- Me gasté todo el dinero que tenía ahorrado. He llegado a pagar casi 3.000 euros en un hotel para estar con mi niña. Barcelona es una de las ciudades más concienciadas de que las mascotas son parte integrante de la familia, pero no es tan real. Tú vas a un hotel y, si no tienen de tres estrellas para arriba, no te dejan entrar con perro.

 A pesar de su situación, este hombre de 60 años asegura que no le “falta de nada”.

--¿Se considera una persona feliz?

--Estoy en la calle, pero no me falta de nada porque tengo a Negrita. Si me quiero divertir, me pongo a jugar con ella o la hago enfadar para que dé brincos. Si quiero dormir, ella se pone a dormir. Si tiene hambre o sed, ella me lo pide. Yo sé cuándo está triste y cuándo está feliz. Ahora mismo está muy feliz, porque papi está cerca. Se pone triste cuando no está conmigo. Negrita me da energía para continuar el día a día. No me falta de nada: tengo cariño y tengo comida. ¿Qué más puedo pedir? Una persona lo que necesita es eso.

Gracias a entidades sociales como Arrels, Sindo consigue ropa y comida, tanto para él como para Negrita. El animal también tiene atención veterinaria gratuita. 

--¿Es dura la calle?

--No es tan dura como dicen. La gente te da mucho dinero, pero si tienes problemas de alcohol o de drogas, el dinero que te dan siempre es poco. Yo ahorré el dinero que me daban para entrar a vivir a una habitación.

También él le ha dado a Negrita la vida que merece, pues también tiene una historia de supervivencia.

--¿Qué le pasó a Negrita?

--La abandonaron en Córdoba y un amigo la encontró cruzando una carretera. Tiene dos marcas de cigarrillo en el cuello, se notaba que tenía pánico a todo. Ahora sigue teniendo miedo. Tiene una necesidad de estar conmigo increíble.

--Vive en la estación de Gracia de los Ferrocarriles de la Generalitat de Cataluña (FGC). ¿Por qué ahí?

--Es el sitio más tranquilo y donde menos problemas podemos tener. Desde las cinco de la madrugada hasta la una tenemos vigilancia en el metro. El barrio de Gracia es muy humano, es un pueblo, pero en pequeño. Por eso me vine para aquí. Es muy tranquilo. A Negrita no le falta ni comida ni cariño. Cuando hace mucho frío, la dejo en casa de una amiga.

Negrita, la compañera de viaje de Sindo / LUIS MIGUEL AÑÓN (CG)
Negrita, la compañera de viaje de Sindo / LUIS MIGUEL AÑÓN (CG)

Una de las dificultades que tienen algunas personas sin hogar que van acompañadas de una mascota es encontrar una vivienda donde le permitan acceder con el animal. Desde la FAADA lamentan que haya un “vacío legal” en este sentido y aseguran estar trabajando para que "se retire la cláusula del contrato que prohíbe el acceso con animales". De hecho, a través de la campaña #micasaestucasa asesoran sobre este asunto, que consideran “discriminatorio”.

--¿Qué haría por Negrita?

--Todo. De hecho, estoy en la calle porque la tengo a ella. Me ofrecieron ir a un albergue, pero pregunté si podía ir Negrita y me dijeron que no. Les dije que, entonces, estamos aquí muy bien los dos. Si ella no va, yo no voy.