Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Agentes de Mossos d'Esquadra durante la segunda noche de disturbios por Hasél en Barcelona / PABLO MIRANZO (CG)

Sindicatos de Mossos también rechazan el 'foam' y denuncian la falta de agentes para los disturbios

SAP-FEPOL, SICME, USPAC y SME critican la ausencia de medios para frenar a los alborotadores, que ejercen "violencia extrema" contra los policías

5 min

Sindicatos de Mossos d'Esquadra reiteran que las balas de foam "no son efectivas" para frenar los disturbios. Entre ellos, SAP-FEPOL, cuya portavoz, Imma Viudes, detalla a este diario que "al ser silenciosas no tienen efecto disuasorio". El reclamo de los agentes es que el Departamento de Interior les dote de "herramientas efectivas para trabajar" y poder disolver los altercados.

"Los primeros que no queremos utilizar el foam somos nosotros. Igual que si no hubiese disturbios no tendría que existir la Brigada Móvil (BriMo) --unidad de orden público--", subraya Albert Palacio, portavoz de USPAC, quien lamenta la "extrema violencia" contra los policías tras las manifestanciones para exigir la puesta en libertad del rapero Pablo Hásel.

Investigación sobre las balas de 'foam'

También desde el sindicato de mandos, SICME, Jordi Silva, señala que la sustitución de las pelotas de goma --prohibidas en Cataluña en 2014-- por el foam ha hecho que los agentes "pierdan distancia" --con los manifestantes-- y, con ello, el control de los violentos. "No nos queda practicamente nada", ha lamentado, "mientras [los polícias] reciben impactos de piedras que llegan a romper los cascos".

La joven herida en un ojo durante los disturbios por Hasél en Barcelona / PABLO MIRANZO (CG)
La joven herida en un ojo durante los disturbios por Hasél en Barcelona / PABLO MIRANZO (CG)

El debate sobre el uso de este proyectil se ha reabierto después de que una joven de 19 años haya perdido un ojo durante las protestas del pasado martes en Barcelona. Esta mañana, el director general de la policía, Pere Ferrer, ha anunciado que investigarán si la lesión obedece al impacto de una bala de foam, aunque ha rechazado abordar si estas deben sustituirse por otros mecanismos disuasorios. Por su parte, el comisario Joan Carles Molinero ha detallado que el cuerpo analiza la "trazabilidad" de todos los proyectiles que se disparan.

Mossos "sin herramientas"

El grado de confrontación de algunos manifestantes contra los agentes también lo ha denunciado Molinero, quien detalló que "jóvenes violentos" se han dedicado, durante las dos noches de disturbios, a lanzar botellas, piedras y adoquines contra la línea policial, mientras los agentes lamentan la falta de medios para disolver a la turba. El Sindicat de Mossos d'Esquadra (SME) ha vuelto a registrar una petición --dirigida a Ferrer--para denunciar" la falta de material y formación de orden público para algunas unidades de seguridad ciudadana".

Viudes va más allá e indica que durante la pasada noche --segunda en que se han registrado altercados-- el dispositivo se vio reducido y varias unidades de la BriMo "se quedaron en casa". Algo que SAP-FEPOL considera "incomprensible". Recuerda su portavoz que cuando existe riesgo de orden público "todo el mundo puede ser convocado", tal y como sucedió tras la sentencia del procés, cuando muchos agentes trabajaron "sin descanso" durante 15 días.

Barcelona, en llamas
Una moto en llamas durante los disturbios por Hasél en Barcelona / PABLO MIRANZO (CG)

Manifestantes violentos

Además, desde SICME censuran que los agentes se ven empujados al "cuerpo a cuerpo" con manifestantes violentos que buscan el enfrentamiento directo con la policía. Silva lamenta que tras las escenas de las dos últimas noches, donde algunos radicales llegaron a arrojar artefactos incendiarios contra los Mossos, algunas formaciones --la CUP-- vuelvan a cargar contra la policía e insistir en su petición de disolver la unidad antidisturbios.

Palacios (USPAC) lo secunda. "Si quitas el foam solo nos queda el cuerpo a cuerpo", reitera. "Hemos visto ataques a furgones [policiales], motos quemadas y gran agresividad contra los agentes", censura. Desde el sindicato lamentan la falta de contundencia por parte de sus responsables políticos a la hora de condenar los disturbios. "El cuerpo se ha convertido en un enfermo que se desangra y al que el médico le trata por un resfriado", han señalado respecto a la falta de "efectivos, material, formación y apoyo de sus propios jefes en momentos difíciles".

Destacadas en Vida