Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Exterior de la fábrica de Cidac, en Cornellà, donde falleció un joven de 19 años / GOOGLE MAPS

Sindicatos se suman a la investigación por la muerte del joven en Cidac

UGT y CCOO se unen a la familia de la víctima para saber si una vulneración de la ley de prevención de riesgos laborales fue el motivo del fallecimiento

3 min

Sindicatos y familiares se suman a la investigación por la muerte de Xavi Cayuela, un joven de 19 años, en la empresa Cidac de Cornellà, la semana pasada, cuando los Mossos d'Esquadra comenzaron sus pesquisas por el accidente laboral. CGT, que se personará como parte interesada en el expediente de Inspección de Trabajo, ha convocado una protesta este próximo jueves, 13 de mayo, a las 16,30 horas, frente a la fábrica de la compañía.

También UGT ha anunciado que llevará a la compañía ante los tribunales, y CCOO se personará en la investigación de Inspección de Trabajo, que determinará las causas del fallecimiento y las posibles responsabilidades de la empresa, que se dedica a la fabricación de láminas de caucho.

Atrapado entre unas bobinas

Fue el 30 de abril cuando la policía catalana detalló que Xavi "se había quedado atrapado entre unas bobinas automáticas de recoger tela". Hasta el lugar del suceso, en una nave de la carretera de Sant Joan Despí, se desplazaron agentes del cuerpo, así como varias dotaciones del Sistema de Emergencias Médicas (SEM).

Pese a que los bomberos consiguieron excarcelarlo, los sanitarios del SEM no pudieron hacer nada por salvarle la vida. La Unidad de Investigación de los Mossos se hizo entonces cargo del caso.

Cinco denuncias ante Inspección de Trabajo

Según UGT, Cidac acumula varias denuncias ante inspección "por vulneración de la ley de prevención de riesgos laborales", aunque la directora de  Inspección de Trabajo en la comunidad, María Luz Bataller, niega que sean de abril de este año.

Todo ello, después de que la publicación en Twitter de un allegado del joven --la pareja de su tía-- se hiciese viral. En esta, el hombre, de nombre Paco, alertó de que la empresa no proporcionaba a sus empleados "ningún tipo de EPIS" --protección contra el coronavirus-- y que "les hacían conducir las carretillas sin carnet" en jornadas de 12 horas, incluidos los fines de semana.

Máquinas con seguridad estropeada

"Las horas extras no estaban declaradas en las nóminas, las máquinas tenían los sistemas de seguridad averiados y almorzaban acompañados de ratas", ha detallado. En su publicación, el hombre también subraya que la familia no quiere dinero sino que "paguen con la pena máxima los responsables de este homicidio y que la gente conozca lo que ha pasado".