Menú Buscar
Detalle de un vehículo de la Policía / EP

Un sindicato de Policía denuncia que se les empuja a hablar valenciano

La Jefatura Superior de la comunidad exige la presencia de un agente conocedor del idioma en las dependencias policiales

5 min

El sindicato Unión Federal de Policía (UFP) denuncia que sus superior reclaman a los agentes que "en la medida de lo posible", cada turno cuente, al menos, con un funcionario que pueda atender en valenciano. Indican, en un comunicado, que el jefe regional de operaciones de la Jefatura Superior de Policía de la Comunidad Valenciana es quien propone dicha medida.

Los representantes sindicales hacen referencia a una circular interna remitida por el dicho mando policial a los servicios que prestan atención directa a los ciudadanos en dependencias policiales. Entre los mismos se hace referencia al servicio telefónico 091 y las oficinas de Documentación. El texto además de invitar a que siempre haya “un funcionario que pueda atender en idioma valenciano”, propone que, si no fuera posible “se arbitrarán otras soluciones".

Constitución

Las medidas viables que indica el responsable de la jefatura policial de la comunidad autónoma, si no hay nadie que hable valenciano son dos: "requerir la presencia de un policía de otros servicio o emplazar cortésmente al ciudadano para que comparezca en el plazo más breve posible en el que se cuente con esa posibilidad".

El sindicato recuerda que la Constitución “establece que el castellano es la lengua oficial del Estado", que "todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla". Subraya que "a ningún policía se le exige conocer un idioma distinto al suyo para ingresar en la Policía o para terminar destinado en cierta Comunidad Autónoma, y menos para atender a un ciudadano que habla su mismo idioma".

Desconocimiento

El secretario general de UFP, Víctor Manuel Duque, considera que esta medida puede provocar la desatención de ciertos servicios policiales para que uno de los agentes que conozca el valenciano "pueda atender a un ciudadano” que acuda a las dependencias valencianas. Destaca que los vecinos pueden entenderse “con todos los policías que en ese momento trabajan en castellano”.

Los representantes policiales entienden que el comunicado de la Jefatura se debe “al desconocimiento más absoluto de las normas” y “al desprecio de los policías”. Lamentan que la orden ahonda en “el derroche de los escasos recursos con los que cuenta la institución” e invita “al abandono de otros servicios”.

"Ridículo"

Duque critica que el comunicado puede llevar “al complejo de algún responsable policial, como el firmante de esta orden, en contentar a ciertos sectores de la política autonómica, con una visión miope de lo que es y representa el servicio policial". Para defender su posición recuerda el peso del turismo en la Comunidad Valencia: aporta casi un 15% del producto interior bruto (PIB) nacional. Pese a eso, afirma que "a ningún policía se le obliga a conocer ninguno de los idiomas de los turistas que nos visitan".

Dados los hechos, el sindicato exige a los responsables policiales de la comunidad autónoma que dejen sin efecto esa orden. Por otro lado, requiere que se den instrucciones para que "algún responsable policial deje de hacer el ridículo y no pierda el referente de servicio público que tiene la Policía Nacional".