Menú Buscar
Imagen de archivo de un comedor escolar / EFE

Serunion también subleva a los padres de alumnos

La firma de cáterin de Grupo Elior pierde un contrato millonario en Barcelona tras varias quejas

3 min

Serunion también ha creado malestar entre los padres de alumnos. La empresa de catering de Grupo Elior generó un volumen notable de quejas entre las familias antes de perder el contrato de comedores escolares en Terrassa (Barcelona) en marzo. La firma cedió la adjudicación de 14,7 millones de euros a Grupo Serhs, que cogerá el testigo el próximo 1 de septiembre.

"Hubo quejas, sí", confirma el portavoz de una Asociación de Madres y Padres (AMPA) de la localidad a Crónica Global. El malestar se concentra, agrega otra representante de una entidad, en el último año y medio.

"Hubo reclamaciones que se resolvieron en la comisión escolar de comedores. Se batalló mucho para evitar la degradación del servicio", explica la representante.

Antes del concurso

Los padres de al menos dos AMPAs relatan los episodios de malestar con el servicio del grupo de restauración, que dirige Antonio Llorens. "Al nuevo adjudicatario, Grupo Sehrs, lo vigilaremos con lupa a partir de septiembre", advierten.

Las críticas coinciden con el diagnóstico de fuentes internas del gigante de las colectividades. "Poco antes del concurso, Serunion se dedicó mucho a embellecer los comedores y poco a cuidar de los niños. Hubo quejas sobre el plan pedagógico de mediodía", señala un trabajador de la empresa.

Un padre abunda en esta cuestión. "Hubo familias que se quejaron de que la empresa dejaba a sus hijos mirando la televisión", lamenta.

Pérdida de contrato

Serunion cedió la gestión de los 31 comedores escolares de la ciudad barcelonesa tras una resolución del Tribunal Catalán de Contratos del Sector Público en marzo. El grupo perdió la licitación de la preparación y distribución de menús diarios a 3.700 niños para los próximos cuatro años.

El episodio ya colocó al grupo de colectividades en el foco público, meses antes de saltar de nuevo a la palestra pública por una intoxicación en el Liceo Francés de Barcelona.