Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Meritxell Palau, madre de las mellizas Mireia e Ivet. Hermanos gemelos / AM

Separación de gemelos y mellizos en el colegio: ¿más prejuicios que perjuicios?

Madres y expertos debaten sobre la conveniencia de que este tipo de hermanos vayan juntos o no a la misma clase

10 min

Marzo de 2013. Meritxell Palou, madre de las mellizas Mireia e Ivet, prepara los papeles para inscribir a sus hijas en el colegio. Lo tiene claro: quiere que vayan juntas en la misma clase. Sin embargo, se topa ante un muro infranqueable que le costará más de seis meses derribar. Durante ese tiempo, promueve el documental Gotas de Agua para favorecer una reflexión sobre si la decisión de juntar o separar a hermanos nacidos en el mismo parto debería ser de los padres o de la escuela; crea el grupo de Facebook Múltiples juntos en la escuela, decisión de los padres, que actualmente siguen más de 4.000 personas; y sale varias veces en prensa reivindicando que la decisión de separar o juntar gemelos/mellizos/trillizos la deben tomar los padres. Hoy, siete años y una pandemia después, un gran número de colegios en España reagrupa a los hermanos nacidos en un parto múltiple en la misma clase por razones sanitarias: si permanecen juntos disminuye la probabilidad de contagio al grupo y en el núcleo familiar; separarlos implica poner en cuarentena a dos aulas si uno de ellos muestra síntomas.

Sin embargo, hay colegios que no siguen las recomendaciones sanitarias y siguen anclados en la “leyenda urbana de que el vínculo gemelar impide que sean niños autónomos”, lamenta Palou. Por ello, imponen por sistema que los hermanos de la misma edad estén en clases separadas, sin siquiera tener en cuenta la opinión de los progenitores, “que son los que conocen en profundidad cómo son y cómo actúan sus hijos cuando están juntos”, añade. ¿Pero de dónde viene esa creencia?

“Ningún estudio justifica la separación”

“Cada par gemelar tiene un desarrollo distinto, lo que hace que en algunas ocasiones sea mejor que permanezcan juntos y en otras puedan ser separados, por eso es importante no generalizar, que es lo que se ha hecho hasta ahora. Indagando, hablando con muchos psicólogos y profesores, hemos descubierto que tanto en la carrera de psicología como en la carrera de magisterio les indican que los gemelos tienen que ir separados. Sin embargo, no se les proporciona ningún estudio que lo justifique. La realidad es que entre la mayoría de los profesores hay mucho desconocimiento sobre el tema gemelar, se basan en prejuicios antiguos”, sostiene Palou.

Eukene Llorente, mamá de los mellizos de tres años Izei y Amets y psicóloga y psicopedagoga con clínica propia (Pinpilinpauxa Gunea, en Vitoria), sigue la misma línea de la impulsora del movimiento Múltiples juntos en la escuela. “Todas las investigaciones de los últimos años abogan por el hecho de que mantener a los hermanos de la misma edad juntos comporta más beneficios que perjuicios. Como madre y como profesional, sólo contemplo la separación cuando en los hermanos hay uno de ellos que invade de forma clara el espacio del otro. Y eso, en el momento de la escolarización, sólo pueden saberlo los padres, por lo que la decisión debería, en ese momento, ser sólo suya”, afirma.

Seguridad y confianza

“Siempre hay uno/a que es el/la, pero eso no es justificación para separarlos. Que uno sea líder puede ser beneficioso para ambos. En mi caso, por ejemplo, yo tengo uno que claramente es el líder, pero el otro es muy independiente. El primero se atreve a hacer muchas cosas.  Esto provoca que su hermano, que jamás se atrevería a hacer estas mismas cosas, lo haga por pura imitación. Su hermano, por tanto, le descubre otro mundo que él por sí mismo no conocería”, señala esta madre vasca.

El Covid lo ha cambiado todo, pero especialmente en el ámbito educativo. Profesores y alumnos con mascarilla, nuevas rutinas y mucho desconocimiento. Ante ello, reflexiona Eukene Llorente, “tener a una persona de referencia que ha nacido contigo, que ha estado a tu lado desde el principio, desde el comienzo, te da seguridad y confianza. Eso es algo innegable. A mí me hubiera encantado tener a mi lado, en los proyectos que he emprendido o en los momentos que he flaqueado, a una persona que me acompañara e hiciera el proceso conmigo. Hubiera sido más reconfortante. ¿Qué mejor que afrontar momentos clave en tu vida con tu hermano o hermana?”

Madrid, pionera

Patricia Ballesteros, madre de los gemelos Quique y Nico, y profesora en un colegio madrileño al que también asisten sus hijos, optó por la separación de sus hijos al iniciar la escuela infantil. Quería evitar comparaciones entre el desarrollo de ambos y que fuesen “seres muy individuales e independientes”. La experiencia, explica, “ha sido muy positiva gracias a que la escuela lo ha puesto muy fácil y ha permitido que pasaran, pese a ir separados, mucho tiempo juntos debido a que compartían muchos espacios comunes”. No obstante, la pandemia le ha hecho replantearse su decisión. “Los colegios, tal y como los conocíamos han cambiado por completo. Ya no hay momentos en común, actividades grupales, nada. Ahora hay grupos burbuja. Por lo que mis hijos iban a estar casi siete horas en el colegio diariamente sin poder estar juntos en ningún momento, sin poder jugar. Eso nos hizo recapacitar muchísimo. Por eso hemos decidido que a partir de este año vayan juntos”. Les han dejado decidir, algo nada habitual.

Y es que en España sólo una comunidad autónoma, la Comunidad de Madrid, ha ordenado a los colegios que escolaricen juntos a los gemelos siempre que así lo quieran sus padres. Libertad de elección. “Se trata de la primera comunidad que convierte en obligatoria la no separación de los múltiples en la escuela, aunque tenemos muy claro que no será la última. Creemos firmemente que Andalucía será la próxima en tomar esta medida”, subraya Meritxell Palou, que desde 2013 ha ayudado a más de 1.500 familias en nuestro país de forma completamente altruista. Piensa, eso sí, que es necesario un criterio unificado para todo el país. “Es absurdo que en Madrid puedas decidir y en Cataluña o Comunidad Valenciana o Andalucía no”.

Consecuencias de la separación forzosa

Separar a hermanos nacidos en parto múltiple tiene consecuencias, desconocidas para la gran mayoría. “Ya hay estudios que demuestran que los gemelos que son separados forzosamente se vuelven más dependientes. La separación es, emocionalmente, muy chocante para ellos. Les hace percibir que su relación está mal, creen que los separan porque algo en ellos funciona mal y se toman el alejamiento como un castigo. A partir de ese instante, muchos empiezan a competir entre ellos”, apunta Palou. “Se llegan a dar casos tan inverosímiles de trillizos separados en dos clases: dos en una y uno completamente solo, que no comprende por qué le separan de sus hermanos. Esto no se debe permitir”.

Como anécdota, Meritxell Palou explica que, tras lograr juntar a sus hijas en la misma clase, tres semanas después de iniciar el primer curso escolar de sus mellizas, allá por 2013, la tutora, que estaba firmemente en contra de que las pequeñas fueran juntas, la convocó para una reunión. “Acudí a la reunión pensando que me iba a insistir en que era mejor que las niñas estuviesen separadas. Y, sin embargo, me dijo que me quería dar las gracias porque en realidad, ahora que conocía a mis hijas, se daba cuenta de que eran muy independientes y que su posición firme de mantener en clases distintas a Mireia e Ivet para que pudieran tener autonomía estaba basada en prejuicios”.