Menú Buscar
El semáforo de la nutrición Nutri-Score que prepara el Gobierno / MSCBS

El nuevo semáforo nutricional marca en rojo el jamón ibérico

El sector alimenticio español considera el Nutri-Score un sistema "simplista" que "demoniza" determinados alimentos sin educar al consumidor

3 min

Revuelo en el sector alimenticio y de bebidas por el nuevo sistema de etiquetado Nutri-Score. El conocido como semáforo nutricional etiqueta el jamón ibérico español, es decir, como un producto de consumo poco saludable. 

La industria de la Alimentación se ha echado las manos a la cabeza con esta denominación y se ha posicionado enérgicamente en contra del etiquetado. Aseguran que el Nutri-Score es un sistema que reduce la nutrición hasta la simplicidad y que no aporta conocimientos a la sociedad, sino que "demoniza" a determinados productos. 

"No educa al consumidor"

La Asociación Interprofesional del Cerdo Ibérico (Asici) es una de las organizaciones que se opone rotundamente a que el jamón ibérico sea considerado un producto de riesgo para la salud. En declaraciones a El Confidencial, describen el semáforo nutricional que prepara el Ministerio de Sanidad como "un modelo simplista que no educa al consumidor, sino que demoniza determinados alimentos basándose en una clasificación por colores". Una opinión que también comparte la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB), que asegura que "confunde" a los usuarios y que no tiene en cuenta las costumbres de ingesta españolas.

El Nutri-Score es un sistema heredado de Francia y, por lo tanto, se basa en aspectos nutricionales de la dieta gala, "que nada tienen que ver con los españoles", asegura Mauricio García de Quevedo, director general de FIAB. "No vemos adecuada su implantación porque no tiene en cuenta nuestros hábitos alimenticios".

Contra las grasas y el azúcar

El semáforo nutricional etiqueta los productos en base a su composición. Ciertos componentes como los azúcares, las grasas saturadas y la sal son condicionantes para que los alimentos sean considerados poco saludables, un rasgo que ha hecho que el jamón español sea marcado en rojo. El aceite de oliva también tuvo una mala calificación --fue etiquetado en naranja-- aunque, cuando se supo, la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan, perteneciente al Ministerio de Sanidad) retiró el oro líquido del Nutri-Score.

El sector alimenticio ya se ha puesto manos a la obra para revertir esta denominación también para el jamón. La FIAB se reunión con la Aesan a principios de abril para trasladar la alerta existente en el sector a este respecto y, desde la federación, aseguran que abogan por un modelo armónico a nivel europeo.