Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imágenes de algunos de los mejores bocatas de Barcelona / FOTOMONTAJE CG

Los seis mejores bocadillos de Barcelona

Ocultos entre la amplia oferta gastronómica de la ciudad estos emparedados no tienen nada que envidiar a un plato de cuchillo y tenedor

1 min

Más allá de los restaurantes del Puerto Olímpico y de los turistas, Barcelona tiene mil opciones para los amantes de la comida. Mediterránea, oriental, africana, americana, fusión… y bocadillos.

Un plato simple para muchos, pero que puede ser todo un manjar. Reputados chefs combinan su pasión por los fogones con su devoción a los emparedados y crean auténticas delicias.

Entre panes

Varios barceloneses conocen los rincones donde degustar estos estupendos bocatas, otros pasan cada día por un bar que esconde un tesoro recubierto de pan sin apenas percatarse.

Estos son solo algunos de los más recomendables sándwiches de la Ciudad Condal que han dejado sorprendidos a propios y extraños. Desde hamburguesas a cangrejo, sin olvidar las opciones veggies, la variedad es infinita. Y es que no hace falta cuchillo y tenedor ni estrellas Michelin para disfrutar de la buena gastronomía.

Sants es Crema
1/6

Sants es Crema

Si Madrid tiene su tradicional bocata de calamares este restaurante de Barcelona tiene su bocadillo de sashimi. Una increíble mezcla entre oriente y occidente que hacen las delicias de los amantes de la cocina fusión y de la brasa. El chef Jordi Barnús está al frente de los fogones y aplica este tipo de cocción no solo a las carnes, sino también a los siete increíbles bocatas de su carta. Sin olvidar la propuesta diaria del local, una garantía de creatividad y buena cocina.

Bar Torpedo
2/6

Bar Torpedo

Y volvemos a la capital pero para robarles las callos y meterlos en un bocadillo. La idea ha sido de Rafa Peña y Biel Gavaldà que han creado unos bocatas, casi tradicionales, pero con una materia prima de calidad. Sus hamburguesas son de lo más jugosas, sin olvidar el bikini de pastrami de lengua. Y para los veganos, un bocata de berenjena asada. Pero si hay un sándwich que se lleva la palma en este bar de la calle Aribau es el Soft Shell Crab, con un cangrejo de caparazón blando que quita el hipo, satay de cacahuetes y mayonesa japonesa. ¿Si hay algo más típico? Sí, también está la opción de comer un sándwich de ensaladilla rusa o de pollo frito. Luego están variantes como la panceta Teriyaki o el Kentucky Fried Guatlla.

Hideout Burger
3/6

Hideout Burger

Autodenominada como “la hamburguesa más adictiva de Barcelona”, es también la más aplastada. Es decir, abstenerse aquellos que prefieren una burger bien gruesa. Este mítico local de Gràcia la aplasta hasta que queda bien fina: entre los 100 y los 180 gramos, hay cuatro tamaños donde elegir. Pero lo bueno es que esto no le quita sabor, casi al contrario. Hasta seis tipos de hamburguesas de vacuno excelente se pueden elegir, sin olvidar a los veggies, o los que prefieren los filetes de pollo y de carne. Puro fast food del bueno y a un precio más que competitivo.

Bar Central
4/6

Bar Central

Antes o después de comprarse un libro o disfrutar de la Librería Central del Raval uno se puede pasar por este bar situado en el jardín de la Casa de la Misericordia. Uno opción es tomar un simple refresco o tapear, pero entonces se perderá los deliciosos bocadillos de rosbif y col o el de queso y kimchi, pero hay muchos más. Y, ¡atención! Hay quien asegura que disponen del mejor bikini de jamón y queso de la ciudad. Y todo en un marco incomparable cargado de cultura e historia.

Entrepanes Díaz
5/6

Entrepanes Díaz

No podía faltar este clásico de la Ciudad Condal en una lista donde se hable de los mejores bocatas. No solo porque el delito está en su nombre, sino porque hay quien considera que sus emparedados son pecado. El local además conserva parte de su encanto original, aunque con una aire renovado, y su pizarra con comida preside todavía la sala. Allí aparece toda la variedad de bocadillos, una veintena, que van desde el cochinillo al buey pasando por las kokotxas o la dentellada. ¡Ah! Y tampoco falta el bocadillo de calamares. Lo dicho, clásicos.

Bodega Montferry
6/6

Bodega Montferry

Pero si hay un bar de toda la vida ese es Bodegas Montferry. Otro local de Sants que pasa desapercibido en la calle Violant d’Hongria, pero que es reconocido por sus bocadillos. El establecimiento tiene más de medio siglo, pero desde que en 2013 lo retomaran tres blogueros --Alberto, Marc y Raquel-- se ha convertido en toda una sensación. Cuenta con su bocata del día como atractivo diferencial, también tienen el típico bocata de tortilla, pero con bull, sobrasada con champiñones y compota de manzana o platos servidos entre panes como el lacón con patatas y pimientos. ¿Se puede pedir más?