Menú Buscar
Leo Messi y Luis Suárez sufren una crisis de seguridad en su entorno / CG

Crisis de seguridad en el entorno de Leo Messi y Luis Suárez

El blindaje de protección de los dos jugadores del FC Barcelona se desmorona en plena crisis de robos en los chalés de las estrellas azulgrana

15.05.2019 00:00 h.
8 min

Grave crisis de seguridad en el entorno de Leo Messi y Luis Suárez. El blindaje en las villas de alto nivel que tienen los dos jugadores del FC Barcelona en el municipio de Castelldefels (Barcelona) se está hundiendo. Y ocurre en el peor momento posible: en pleno debate sobre la oleada de robos que sufren las estrellas azulgrana en sus chalés de alto standing.

Según han informado fuentes cercanas al entorno de los delanteros, la eliminación de la escuadra culé de la Champions League no es el único quebradero de cabeza al que se enfrentan. Messi y Suárez bregan con un problema más acuciante: asegurar el bienestar de sus propiedades y seres queridos. Un extremo que, en este momento, no estaría garantizado por una polémica decisión de las estrellas o de sus asesores. Concretamente, se centraría el gazapo de los consejeros del exinternacional argentino y el jugador del combinado charrúa en el cambio de empresa de seguridad de Securitas a Vectalia, un movimiento que ha provocado un menoscabo de la seguridad en las propiedades de alto nivel de los futbolistas.

"Agujeros, abandonos y dejadez"

Preguntado por la cuestión, el departamento de comunicación de Grupo Vectalia, un conglomerado multiservicios con sede en Alicante, ha preferido no responder a los requerimientos informativos de este medio. Sí lo han hecho fuentes directas con acceso al entorno de los dos delanteros azulgrana. "Messi y Suárez o mejor dicho, sus asesores, habían contratado a Securitas para vigilar sus chalés y desempeñar otras tareas de seguridad activa, tanto contra intrusos como contra periodistas, curiosos o amenazas más graves. Ello cambió por recomendación de alguien cercano a la familia. Rompieron con la firma de matriz sueca y firmaron con Grupo Vectalia en abril", explican las voces consultadas. ¿Qué pasó entonces? "Empezaron los problemas desde el principio. Vectalia no cuenta con operativa en Cataluña y ello se está notando en la calidad de la seguridad", agregan.

Servicio de escoltas de Securitas, al que renunciaron Leo Messi y Luis Suárez / Securitas

Servicio de escoltas de Securitas, al que renunciaron Leo Messi y Luis Suárez / Securitas

Las fuentes consultadas apuntan a dos aspectos muy vinculados entre sí. El primero es el cese fulminante de tres empleados del servicio de seguridad de Messi y Suárez. ¿A qué se debió? "A la elevada exigencia del entorno de los jugadores", aclaran. El segundo sería un "desalineamiento" entre la operativa que piden los delanteros y el servicio pasivo que ofrece la empresa. "Es un desastre, no está funcionando. Lleva menos de un mes y ya están pensando en cambiar a otra firma". Ello dejaría una decisión tomada por recomendación de un miembro de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado (FCSE) próximo a las familias de las estrellas culés. Este funcionario, a la sazón poseedor del carné de director de seguridad, habría alejado a los internacionales de Securitas y habría apuntado en dirección al grupo alicantino. Ahora, la decisión estaría a punto de revertirse habida cuenta de los fallos hallados en el dispositivo de protección y vigilancia.

Ambos extremos han sido también confirmados por ADN Sindical, agrupación del sector de la seguridad que brega contra el intrusismo, las buenas prácticas y la dignificación de la profesión.

Robos

Dichos gazapos se producen en plena epidemia de robos en las villas de los jugadores del FC Barcelona. Las últimas víctimas fueron Jordi Alba y Kevin Prince Boateng, que encajaron entradas de cacos en sus chalés con escasas semanas de diferencia y en día de partido el pasado mes de febrero, según avanzó El Confidencial. El futbolista alemán de origen ghanés denunció la sustracción de joyas, relojes y cerca de 400.000 euros en metálico.

A estos dos hechos delictivos se le unió la entrada ilegal en la mansión de Madrid de Karim Benzema durante el clásico de Copa del Rey a finales de febrero. Ante ello, critican fuentes conocedoras, las contratas individuales de seguridad del Barça estarían sopesando la posibilidad de que un empleado esté filtrando información a las bandas organizadas que perpetran los asaltos a las villas de alto nivel. Los actos criminales en España se sumaron a una lista de entradas a propiedades de estrellas del balompié en Reino Unido y Francia. El propio Dani Alves, exjugador azulgrana ahora en el París Saint-Germain, las ha sufrido también en sus carnes.
 

Imagen de una propiedad en Castelldefels situada en el barrio donde viven Messi y Suárez / CG

Imagen de una propiedad en Castelldefels situada en el barrio donde viven Messi y Suárez / CG

Ello sería posible porque el FC Barcelona, según explican fuentes cercanas al club, tiene un servicio de seguridad centralizada, como es evidente, aunque los jugadores contratan las empresas de vigilancia de sus domicilios con criterios personales. Distaría esta estrategia de la que opera en el Real Madrid, donde se organiza desde Concha Espina y en colaboración con Prosegur. ¿Por qué? "Buscando el máximo alineamiento y calidad", señalan fuentes del sector.

Segundo traspié de Vectalia en Cataluña

Cualquiera que fueran los modelos de cada club, lo cierto es que el pinchazo de Vectalia en la escolta de las residencias de Messi y Suárez en la conurbación de Barcelona es el segundo gran traspié del conglomerado alicantino en su intento por penetrar en el mercado catalán. El primero de ellos se produjo con el intento de su división de transportes de arañar una parte del concurso del Aerobús, el autobús lanzadera que une el centro de la Ciudad Condal con el aeropuerto Barcelona-El Prat Josep Tarradellas.

La propuesta de negocio del grupo ha recalado en la Oficina Antifraude de Cataluña (OAC) después de que la Autoridad Catalana de la Competencia (Acco) detectara prácticas anticompetitivas por parte de varias empresas, incluida la alicantina. Fuentes del sector del transporte aclararon que se sospechaba de la formación de un cártel para ganar la contrata de 90 millones.

El caso sigue embarrado en la Acco. Se espera que el fiscalizador autonómico de la competencia resuelva sobre la investigación en breve. Antes de ello, técnicos de la Acco se personaron en noviembre en las sedes de los socios de Vectalia en Cataluña: Tusgsal, TCC y la consultora Cinesi. Semanas después, la administración competente, el Área Metropolitana de Barcelona (AMB), paralizó la licitación entre un torrente de críticas de la oposición.