Los secretos de Stephen Hawking

El astrofísico murió a los 76 tras superar por 54 años la esperanza de vida que le diagnosticaban por su enfermedad, su buen humor le hizo alcanzar una fama poco habitual

Stephen Hawking durante su juventud
14.03.2018 09:27 h.
4 min

Stephen Hawking ha muerto hoy a los 76 años, aunque su legado posiblemente permanecerá en la eternidad. El astrofísico británico ha fallecido en su residencia de Cambridge 50 años después de haber sido diagnosticado de esclerosis lateral amiotrófica (ELA), la enfermedad que le tenía prácticamente inmovilizado.

El físico pasó a la historia por su trabajo sobre los agujeros negros y la relatividad, aunque su empeño por acercar la física al público le hizo saltar a la fama hasta llegar a participar de películas como Star Trek, o series como Los Simpson o The Big Bang Theory.

La enfermedad

El diagnóstico de ELA le llegó con solo 22 años, y su posibilidad de vida, según los médicos en aquel entonces, no era mayor a dos años. Hawking no solo superó las expectativas de la medicina sino que vivió 54 años más, aunque en silla de ruedas e incapaz de hablar sin ayuda de un sintetizador.

Pero la ELA no frenó su intelecto ni su humor, al contrario. Su voz robótica se convirtió en parte de su personaje y su investigación sobre el universo avanzó cada vez más a pesar de sus problemas físicos e incluso ha llegado a cuestionar el conocimiento del mundo, tal y como lo conocemos. 

El pequeño Einstein

Su padre, médico (y apicultor), quería que estudiara medicina, pero para él se trataba de una ciencia muy inexacta y aburrida. Tenía muy bajas calificaciones en la escuela, aunque tenía también una capacidad mental innata para cuestiones referentes a la astrofísica, por lo que sus compañeros de clase le decían “Einstein”.

De niño, a Hawking le gustaba desarmar relojes o radios, y demás aparatos que encontraba en su casa, mostrando interés en cómo funcionaban las cosas. Ya en la universidad conoció a Jane, poco antes de ser diagnosticado de ELA. Pronto se casaron y tuvieron tres hijos.

El porqué de su voz

En 1985, el astrofísico contrajo neumonia, una enfermedad que se complicó gravemente hasta el punto de dejarle en coma. Los médicos sugirieron desconectarle, pero su esposa se negó. Durante aquel cuadro, se decidió practicarle una traqueotomía, lo que le dejó sin habla y le llevó a utilizar un sintetizador que el posibilitó hablar de todas formas, con solo mover un músculo debajo de su ojo.

Una familia excéntrica

Entre los datos curiosos destaca que Hawking fue el primer tetrapléjico en experimentar la gravedad cero. A los 65 años la empresa Zero Gravity Corporation le facilitó esta experiencia única.

“Hacia el infinito; mi vida con Stephen Hawking” es el libro que escribió Jane, su primera mujer. En él se narran algunas excentricidades de la familia Hawking, como que eran conocidos en el pueblo de Saint Albans (de solo 60.000 habitantes) por costumbres como la de sentarse a comer leyendo un libro cada uno, o que la abuela vivía en una buhardilla independiente de la casa y solo bajaba para dar conciertos de piano o en ocasiones especiales de reunión familiar.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información