Menú Buscar
Jaume Matas, ex presidente de las Baleares.

¿Se convertirá Jaume Matas en el nuevo Bárcenas del PP?

El ex presidente balear da un giro inesperado al 'caso Nóos' con el pacto que prepara con la fiscalía y que le llevaría a admitir irregularidades en esta causa y en la adjudicación de Son Espases

Carlos Ballfugó
3 min

En un giro inesperado y a escasos días de que se reanude el juicio por las irregularidades que rodearon a las actividades del Instituto Nóos, los acusados comienzan a ultimar sus acuerdos con la Fiscalía Anticorrupción de cara a conseguir futuras ventajas procesales. 

Y uno de ellos, el ex presidente del Gobierno balear Jaume Matas, condenado en firme por dos causas de corrupción --lo que le llevó a ingresar en prisión con una pena de nueve meses--, tiene prácticamente puesta su confesión sobre la mesa, amenazando con convertirse en el nuevo Bárcenas a cambio de ver reducida su condena en el caso Nóos. La fiscalía reclama para él 11 años de cárcel.

Los dos casos

Matas daría explicaciones no sólo en lo que se refiere a su papel en las negociaciones con la entidad aparentemente sin ánimo de lucro presidida en su día por Iñaki Urdangarin, que derivó en un desvío de 2,6 millones de euros de las arcas de Baleares, sino también en cuanto a qué hecho motivó que las obras de la principal infraestructura pública impulsada bajo su último mandato, el hospital de Son Espases, fuesen adjudicadas a una de las filiales propiedad de Florentino Pérez, Dragados, cuando no era ésta la empresa inicialmente ganadora.

El pacto con el fiscal anticorrupción Pedro Horrach, cuyos términos están por concretar de forma definitiva --y previsiblemente quedarán formalmente estipulados a pocas horas de que se reinicie la vista oral del caso Nóos--, pasa por que Matas arroje luz sobre el amaño en la concesión del hospital, en cuya tramitación, tal y como apuntan los investigadores, medió el pago de millones de euros en comisiones.

Las maniobras de la concesión

El acuerdo contempla así desvelar las maniobras que se produjeron detrás del proceso de adjudicación y que llevaron finalmente a Florentino a llevarse la concesión de los trabajos de construcción por 635 millones, cuando el concurso se había decantado inicialmente por la unión de empresas liderada por OHL. 

Una filtración en prensa que revelaba que la constructora de Juan Miguel Villar Mir iba a ser la ganadora llevó a Matas, según las pesquisas, a dar las órdenes necesarias para alterar la tramitación del expediente.

El apoyo de los colegios profesionales

La posterior intervención del Consell Consultiu de Baleares, que dictó un informe cuyo contenido está siendo investigado, y el pronunciamiento de los Colegios Oficiales de Ingenieros de Caminos y de Economistas provocaron que, finalmente, OHL fuese desbancada como favorita.

Al respecto, una de las principales arrepentidas de esta causa, la que fuera consejera de Salud bajo la última legislatura de Matas, Aina Castillo, explicó ante el juez José Castro, instructor de la causa, que fue el propio Matas quien dio instrucciones para que el concurso fuese manipulado puesto que, tal y como le trasladó, habría "un problema político" si una obra de tal envergadura no recaía en manos de la empresa de Florentino.