Menú Buscar
Un coche patrulla de la Guardia Urbana de Barcelona durante el confinamiento por el Covid-19 / URBANA

SAPOL denunciará al Ayuntamiento de Barcelona por falta de protección frente al Covid-19

Al menos 84 agentes de la Guardia Urbana habrían dado positivo por coronavirus y otros 411 se encuentran en confinamiento preventivo

4 min

SAPOL, sindicato de la Guardia Urbana, ha anunciado este lunes que denunciará al Ayuntamiento de Barcelona por incumplir la normativa de seguridad y salud de los agentes frente al coronavirus. El motivo es la falta de material de protección, como mascarillas, guantes y gafas.

Un anuncio que ha causado indignación en las filas de CSIF, que apunta que SAPOL "mantiene bloqueado el Comité de Salud Laboral", detalla su portavoz, Eugenio Zambrano. Un órgano encargado de dotar a los agentes del material necesario para su protección. Y es que al menos 84 policías del cuerpo habrían dado positivo y 411 estarían confinados de manera preventiva.

Zambrano recuerda que su organización ya interpuso una denuncia ante Inspección de Trabajo por la falta de protección a los policías, en la que consta esta cuestión, y subraya que han enviado un nuevo requerimiento para que se celebre una reunión del citado comité. El portavoz de CSIF ha lamentado que el comunicado es una forma de "lavarse las manos" ante las quejas de los agentes de la Urbana por la desprotección frente a la pandemia, tras hacer oídos sordos a sus demandas. Mientras que SAPOL recuerda que no se pueden reunir porque la administración ha parado su actividad.

Aumento de los infectados

"Es inconcebible, después de dos semanas en estado de alarma y el riesgo que supone estar expuestos, que las patrullas estén trabajando sin elementos de protección en la vía pública. Muchos compañeros no disponen de guantes, mascarillas y gafas individualizadas y personales para su uso discrecional. Este es el motivo principal de que los casos de infectados se estén extendiendo por todas y cada una de las unidades de la Guardia Urbana", han detallado desde SAPOL.

El sindicato critica la inutilidad de disponer de protocolos de actuación si no se evita el contagio de los agentes y recuerdan el caso de la comisaría de Sarrià, donde se tuvo que aislar a toda la brigada del turno de mañana tras detectar un positivo por Covid-19. También tildan de "inadmisible" tener que llevar a cabo una detención --en este caso por violencia de género--, en la que el arrestado manifestó estar infectado, y que en la comisaría de Mossos d'Esquadra no aceptasen el traspaso. Fueron agentes de la Urbana quienes trasladaron al sospechoso a un centro hospitalario. Una custodia que, según denuncia SAPOL, era "improcedente" y que "denotó un abandono a la suerte de las patrullas ante el riesgo de contagios".

Material de protección en depósito

Según apuntan desde la organización, la jefatura del cuerpo les trasladó que había material suficiente de protección almacenado, y por ello no entienden como, a día de hoy, agentes continúan sin éste.

"Desde SAPOL, ante este compendio de irregularidades, estamos elaborando una denuncia contra los responsables de la Administración por la responsabilidad penal en la que han incurrido desde el inicio de esta pandemia por la falta de dotación de los recursos necesarios y la imprudente aplicación de protocolos que no nos garantizan la protección de todos y cada uno de los componentes de la plantilla de la Guardia Urbana de Barcelona", concluye el comunicado.