Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Muerte de los Santos Inocentes en la Fachada del Nacimiento en la Sagrada Familia / WIKIPEDIA

Día de los Santos Inocentes: ¿por qué se hacen bromas en una fecha tan escabrosa?

El 28 de diciembre se homenajea a los bebés asesinados por Herodes al tiempo que se hacen todo tipo de inocentadas

6 min

El 28 de diciembre se celebra el Día de los Santos Inocentes, y la costumbre es gastar bromas a quienes nos rodean. Sin embargo, en esta fecha se conmemora uno de esos episodios macabros que ha deparado la historia.

Por ello, no es de extrañar que muchas personas se pregunten si esta tradición responde a alguna especie de decisión macabra o si simplemente es fruto de la casualidad. Pues bien, como la mayoría de las celebraciones, la del Día de los Santos Inocentes tiene su explicación.

¿Qué se conmemora en esta fecha?

En el santoral cristiano, el 28 de diciembre está dedicado a los niños inocentes que fueron asesinados por orden del rey Herodes I el Grande, cuando se enteró de que en Judea iba a nacer el mesías que iba a liderar al pueblo judío.

Según explica la tradición, las habladurías habían llegado al monarca y terminaron de convencerle tres viajeros llegados desde el Este para conocer al que habían anunciado los astros. Estos tres Reyes Magos apuntaron que sucedería en la localidad de Belén.

Herodes reacciona

Temeroso de perder influencia entre los suyos, Herodes quiso saber dónde tendría lugar el nacimiento, pero los Magos se negaron a contárselo cuando se percataron de sus oscuras intenciones. Así que el rey no dudó en mandar asesinar a todos los niños menores de 2 años que hubiera en Belén (este hecho no está contrastado históricamente).

Como es obvio, Herodes no lo consiguió y Jesús de Nazaret siguió con vida para liderar una revolución religiosa que daría como fruto el cristianismo. La Iglesia, para homenajear a todos esos pequeños que sucumbieron bajo las espadas del poder, decretó que el 28 de diciembre se celebrarían los Santos Inocentes.

¿Y por qué se hacen bromas?

Como cabe esperar, su origen es pagano y lo encontramos en las tradiciones romanas, ya que entre los días 17 y 23 de diciembre se llevaban a cabo las celebraciones de las Saturnales, en las cuales el jolgorio se apoderaba de todo y los esclavos y amos intercambiaban sus roles, dando lugar a situaciones hilarantes y bromistas.

A eso hay que añadirle que el 25 de diciembre también los romanos celebraban el nacimiento del Sol invicto, lo que hace pensar que quizás la fecha de la Navidad estuviera inspirada en esta festividad; sobre todo si se tiene en cuenta que fue decidida en el año 221.

Chicas riéndose por una broma / Priscilla Du Preez EN UNSPLASH
Chicas riéndose por una broma / Priscilla Du Preez EN UNSPLASH

Fiesta de los Locos

Esas Saturnales evolucionaron a lo largo de los años hasta llegar a la Edad Media. Y fue en este periodo cuando comenzó a celebrarse la llamada Fiesta de los Locos o Fiesta del Obispillo, dependiendo del lugar en el que se realizaba.

Como su primera denominación indica, ese día ocurría cualquier locura que pudiera divertir a la población, dejándose llevar como en otras ocasiones del año como el Carnaval. Es más, en los sitios donde se llamaba Fiesta del Obispillo, se dedicaban a poner a un niño en el papel de obispo para que fuera el que tomara las decisiones. Obviamente cualquier cosa valía y las bromas se adueñaban de todo.

Muerte de los Santos Inocentes en la Fachada del Nacimiento en la Sagrada Familia / WIKIPEDIA
LA ENCUESTA ¿Has hecho alguna inocentada en el día de los Inocentes a familiares, amigos o compañeros de trabajo?

 

“Hay que frenarlo”

Eso es lo que debió pensar la Iglesia cuando veía cómo sus fieles se despendolaban en ese día tan señalado; y más teniendo en cuenta que estamos hablando de una época “oscura” donde el estamento religioso había ganado mucho poder.

Así que se les ocurrió unir ambas celebraciones. De esa manera, al tratarse de una conmemoración tan escabrosa en la que se había asesinado a niños, numerosos creyentes dejarían de lado los excesos. Y así ocurrió, aunque lo que no desapareció fue la costumbre de hacer bromas o, debido a la fecha en que se realiza, inocentadas.

En España e Hispanoamérica

Por esta razón, tanto en España como en los estados hispanoamericanos, el día que se recuerda a los pequeños fallecidos a manos de Herodes y sus soldados, también se emplea para gastar bromas como la del típico monigote blanco pegado en la espalda.

Esto no ocurre en otros muchos países, algunos de ellos católicos como Italia o Francia, ya que allí las bromas se llevan a cabo el 4 de abril, durante el llamado April Fools’ Day. En este caso la razón de llamar “tontos de abril” a los que reciben inocentadas se debe a que en el siglo XVI muchos tardaron en adoptar el nuevo calendario y seguían celebrando el año nuevo entre marzo y abril. De ahí que terminaran denominándoles de un modo tan despectivo.