Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El escritor Santiago Posteguillo durante la firma de libros en Sant Jordi 2022 / EFE

Santiago Posteguillo, Empar Moliner y Eva Sáenz de Urturi, los más vendidos en Sant Jordi 2022

Toni Cruanyes y Ángel Martín aparecen también en las listas de los top ventas de esta jornada cultural

3 min

Los autores Santiago Posteguillo, Empar Moliner, Eva García Sáenz de Urturi y Toni Cruanyes han registrado las mayores ventas en Cataluña con motivo del Sant Jordi del 2022, según un comunicado del Gremi de Llibreters de Catalunya y la Cambra del Llibre de Catalunya.

Posteguillo y Sánez de Urturi se han impuesto con Roma soy yo y El libro negro de las horas, respectivamente, en la categoría de ficción en castellano, por delante de Alice Kellen (El mapa de los anhelos) e Isabel Allende (Violeta).

Catalán y castellano

Por su parte, Benvolguda, de Moliner, ha sido la obra más vendida en ficción en catalán, seguida por Albert Sánchez Piñol (El monstre de Santa Helena), Eva Baltasar (Mamut) y Rafel Nadal (Quan s'esborren les paraules).

Asimismo, Ángel Martín ha triunfado con Por si las voces vuelven en la categoría de no ficción en castellano. Le siguen en la lista Marian Rojas Estapé (Cómo hacer que te pasen cosas buenas) y Juan José Millás junto a Juan Luis Arsuaga (La muerte contada por un sapiens a un neandertal).

En no ficción en catalán, los más vendidos han sido Toni Cruanyes, con La Vall de la Llum; Sílvia Soler, con L'alegria de viure; y Carles Porta, con Crims: llum a la foscor.

Infantil y juvenil

Los libros infantiles y juveniles más vendidos han sido Catalanament (en catalán) y Las Perrerías de Mike 1. Mikecrack y la Estrella Maldita (en castellano). Asimismo, en catalán también han destacado Joan Turu, con La princesa, el drac i el cavaller desarmat, y Meritxell Martí Orriols La meravellosa i horripilant casa de la iaia. Y, en castellano, Joana Marcús (Antes de diciembre) y Anna Salvia junto Cristina Torrón El semen mola (pero necesitas saber cómo funciona).

Gremi y Cambra han lamentado que la granizada caída en Barcelona ha perjudicado una fiesta "que podría haber superado la de 2019" y han añadido que los niveles de participación y ventas durante la semana de Sant Jordi han sido similares a los de antes de la pandemia.