Menú Buscar
Vista de la cubierta del Mercado de Santa Caterina, uno de sus elementos más icónicos / CG

Barcelona veta a los grupos de turistas del Mercado de Santa Caterina

El Ayuntamiento prohíbe el acceso a excursiones los fines de semana hasta el 30 de octubre para evitar "que entorpezcan con el funcionamiento" del equipamiento

3 min

Barcelona veta el Mercado de Santa Caterina a los grupos de turistas. Al menos, en fin de semana. El Ayuntamiento prohibirá el acceso a excursiones de más de 15 personas con guía hasta el 30 de octubre para evitar que los visitantes "entorpezcan el funcionamiento" del equipamiento.

La medida ha sido anunciada hoy martes, 7 de agosto, por el concejal de Empleo, Empresa y Turismo, Agustí Colom. El electo de Barcelona en Comú (BComú) ha aclarado que las restricciones han sido pactadas con los paradistas y con los guías turísticos que habitualmente enseñan el mercado. Además de limitar la entrada a grupos, los vigilantes de seguridad del espacio conminarán a los pequeños núcleos de personas y a visitantes que obstaculicen la compra normal de clientes, dificultando el paso, tocando productos, consumiendo alimentos o bebidas fuera de las zonas habilitadas o gritando, entre otros comportamientos incívicos.

"No a una nueva Boquería"

El vicepresidente de la Asociación de Paradistas, David Barroso, ha destacado que los grupos turísticos van a pasear por el mercado. Los más numerosos "dificultan la compra de los clientes, sobre todo después de que se prohibiera su entrada en el Mercado de la Boquería". Precisamente, el comerciante ha subrayado que la medida ha evitado que Santa Caterina se convierta en una nueva Boquería.

Agustí Colom ha aclarado que en el caso de La Boquería "se actuó a remolque de la situación", mientras que en Santa Caterina el Ejecutivo local quiso avanzarse a la congestión y tomó la medida preventiva. Colom ha agregado que la iniciativa se podría repetir en otros mercados.

Sant Antoni, a estudio

Una de las opciones sobre la mesa es el renovado Mercado de Sant Antoni, inaugurado recientemente por el gobierno municipal de Ada Colau. Según Colom, la posibilidad de restringirlo a los grandes grupos turísticos es una posibilidad que se exploraría con los comerciantes. La prioridad, en este caso, es "consolidar" el nuevo mercado, ha precisado el concejal.

Gala Pin, electa responsable de Ciutat Vella, ha recordado a su vez que la restricción al Mercado de Santa Caterina "responde a una preocupación vecinal y de algunos paradistas, con la intención de poder preservar el espacio como un mercado municipal y un servicio público para vender y comprar producto fresco".